Informacio útil

Participa

Grups

Communia 15 posts El Cafè del Candela 106 posts Espai Gastronòmic Terrassenc 15 posts
Guifi.net Terrassa 10 posts L'Embarral 16 posts La Cooperativa 17 posts
Synusia 219 posts Tallers 47 posts Videodrome 84 posts

Agregador de canals

Deltour y Halet, whistleblowers de LuxLeaks, condenados: La injusticia, lo que no hemos perdido y lo que vamos a ganar

X.net - 30 Juny, 2016 - 19:30

Gracias a la enorme movilización y presión ciudadana en apoyo a Antoine Deltour y Raphael Halet, alertadores declarados recientemente culpables por las revelaciones de la trama de evasión fiscal Luxleaks, las condenas, que podían haber llegado hasta los 10 años de prisión, han sido finalmente de 12 meses de prisión en suspenso + 1.500€ de multa y 9 meses de prisión en suspenso + 1.000€ de multa, para Deltour y Halet respectivamente.

El veredicto es, aún así, especialmente indignante, ya que la propia sentencia reconoce que Deltour y Halet actuaron en favor del interés público. Por esta razón, y para evitar que esta resolución injusta pueda sentar precedente, Deltour ya anunciado que apelará la decisión.

Recordemos que ninguna de la firmas involucradas (Amazon, Ikea, Fiat, Pepsi o Apple) en el escándalo ha sido aún procesada.

Este caso pone de relieve la urgente necesidad de legislación específica para la protección de los alertadores / whistleblowers, que los defienda ante el acoso legal corporativo que sufren Deltour y Halet y otros muchos alertadores.

A este respecto, en Xnet hemos elaborado una decálogo para la protección de los alertadores con medidas concretas y estamos haciendo lobby político para que se implementen.

Finalmente, como Xnet y otras organizaciones advertimos a los eurodiputados antes que se aprobara, la Directiva UE de Secretos Comerciales supone una amenza para los whistleblowers, siendo insuficientes las excepciones que contiene. Tanto es así que la misma Directiva se cita específicamente en la sentencia que condena a Deltour y Halet.



Directiva UE de Secretos Comerciales usada contra Deltour y Halet

Todo nuestro agradecimiento y apoyo a Antoine y Raphael por sus luchas.

¡Seguimos!

 

Informaciones prévias:

Directiva de Secretos Comerciales y los grupos políticos que la apoyaron en el Parlamento Europeo:
https://xnet-x.net/ue-aprueba-trade-secrets-contra-alertadores-de-corrupcion/
(Spoiler alert: la mayoría de los que se llenaron la boca en campaña con proteger a los alertadores y luchar contra la corrupción, votaron en cambio a favor de la Directiva)

El papel del ministro Luis de Guindos en #LuxLeaks:
https://xnet-x.net/de-guindos-en-luxleaks/
(Spoiler alert: de Guindos aparece también en nuestra obra “Hazte Banquero” con respecto a su paso por PWC y otras hazañas. ¡No te la pierdas! https://xnet-x.net/hazte-banquero/ )

Categories: Notícies

Taller de Lecturas Feministas: ¿Por qué ser feliz cuando puedes ser normal?

La Pantera Rossa - 30 Juny, 2016 - 11:33
Organiza:  La Pantera Rossa Mar, 16/08/2016 - 19:00 - 21:00 Lugar: 

La Pantera Rossa

Libro referenciado:  POR QUÉ SER FELIZ CUANDO PUEDES SER NORMAL

«Necesitaba palabras porque todas las familias infelices sellan un pacto de silencio. Quien rompa ese silencio jamás será perdonado. Él o ella tendrá que aprender a perdonarse a sí mismo.»
Jeanette Winterson

no poner en la portada Materia:  FEMINISMOS

leer más

Categories: Notícies

Archivado el juicio por la ocupación de Acuerdo 8

Patio Maravillas - 30 Juny, 2016 - 10:42
“Cuanto más oscura es la noche, más cerca está el amanecer”  Hoy jueves 30 el Patio Maravillas ha sido llevado a juicio de nuevo. Esta vez han sido 19 las personas acusadas de usurpación por la recuperación del edificio que fue la primera sede del Patio en la Calle Acuerdo 8. El delito del que […]
Categories: Notícies

Más allá del cooperativismo, más allá de la economía social

Fundacion de los comunes - 29 Juny, 2016 - 18:58

Emmanuel Rodríguez y David Gámez (Traficantes de Sueños)

El cooperativismo ha tenido una tendencia, con larga historia, a considerarse como una realidad (cumplida) de transformación social. La idea podría resumirse como sigue: basta producir de forma cooperativa y democrática, con relaciones horizontales que primen la equidad, la solidaridad, el respeto al medio ambiente y cierta atención al principio «de cada cual según su capacidad a cada cual según su necesidad» para que podamos decir que estamos algo más cerca de un modelo económico alternativo —socialista, comunista se diría hace algún tiempo— a las relaciones de “mercado”, o por hablar con propiedad, a las relaciones capitalistas. Aunque en estricto sentido esta idea es cierta, creemos que carece del necesario rigor a la hora de servir de estímulo a la expansión y politización del cooperativismo, y a la postre como herramienta de transformación. La presunción de “es una alternativa” tiende a encerrar al cooperativismo en una cápsula autosuficiente y limitante de lo que son y para lo que pueden servir estos experimentos de economía alternativa.

Lo que sigue son apenas unas notas a fin de discutir (e incluso definir) una hipótesis política para el movimiento que hoy se organiza en torno a la economía social. El análisis arranca de los límites y problemas de la economía social, lo que llamamos su “déficit de politicidad”, a partir de dos premisas. Una primera que consiste en hacer un mínimo análisis sobre la historia del cooperativismo (mutualismo sería una palabra más apropiada), centrado en dos momentos: el mutualismo obrero que se desarrolla entre mediados del siglo XIX y el primer tercio del XX, y en segundo lugar, el cooperativismo (también obrero) de los años setenta y ochenta. Este desarrollo nos conduce al momento actual, que definimos como una tercera fase en torno a la “economía social”. La segunda premisa se despliega en tensión con las condiciones de desarrollo de la economía social, lo que también con una palabra vieja debemos llamar “economía política”, es decir: las condiciones del mercado actual (globalizado), la regulación “neoliberal” de la organización productiva, los nichos de la economía social y también la relación entre esta y los movimientos de protesta de los que, muchas veces, arranca. A partir de este análisis tratamos de esbozar una hipótesis política, al tiempo que la tratamos de probarla en condiciones concretas.

Algo de historia

Hacia la década de 1830-1840 —llevaba algún tiempo cocinándose— se expande por el continente europeo, y especialmente entre las figuras de un nuevo artesanado cada vez más desprovisto de las condiciones que organizaban su oficio, la idea (entonces de decía en mayúsculas “La Idea”) de la “asociación obrera”. Se trataba de algo sencillo: fomentar la unión de los trabajadores, arrancados de sus viejas tradiciones gremiales, para defender las condiciones de su oficio, pero también para organizar la producción al margen de las condiciones de “competencia” que en aquellos tiempos se consideraban el origen de todos los males obreros: la depresión de los salarios impuesta por los emergentes mercados nacionales e internacionales, las continuas crisis que arruinaban a las empresas y producían el fenómeno del paro, la insolidariad y “soledad” del obrero.

Si se atiende bien, en aquellos tiempos de formación de la clase obrera, sindicato y cooperativa apenas eran distinguibles. La Idea (en mayúsculas) era la “mutualidad obrera”, una asociación-cooperativa de defensa y apoyo mutuo de los obreros, que podían compartir desde la propiedad colectiva de un taller hasta la puesta en marcha de un economato (cooperativa de consumo), pasando por la organización de seguros para viudas, huérfanos, enfermos y lisiados. Ante la total ausencia del Estado, entonces reducido a ser policía, ejército y ley, la asociación obrera se convierte en la “alternativa” para el naciente mundo obrero. Todo el socialismo utópico (Saint Simon, Fourier, Owen) trabajaba para recuperar o negar esta idea de la asociación obrera, para buscar una reconciliación entre capital y trabajo que impidiese la extensión de las condiciones de competencia capitalista. No hace falta recordar aquí la crítica de Marx sobre estos socialismos, acerca de su “falta” de método científico, pero conviene señalar, en cualquier caso, la incapacidad de estos socialistas para reconocer que entre capital y trabajo existía(e) un antagonismo irreconciliable.

De hecho quizás, la transición del socialismo utópico (de carácter reaccionario o burgués) a un socialismo, propiamente obrero, se encuentra en el momento en el que el naciente movimiento obrero toma la idea del mutualismo, como la base de un proyecto político propio. Fue seguramente Proudhom y el primer anarquismo, los que dieron el primer cuerpo teórico y de proyecto “socialista” a esta hipótesis a partir de los principios del mutualismo y el apoyo mutuo: la idea de una “asociación libre de trabajadores, agrupados y libremente federados” en sus respectivos oficios y talleres. Los textos de la Primera Internacional (1864-1976) están trufados de “proudhonismo”, de base mutualista, la autoorganización de los artesanos a partir de sus “asociaciones”, sin apoyo del Estado.

Lo cierto es que la evolución de la economía capitalista (la tercera y cuarta ola de la revolución industrial), posterior a la Comuna de París de 1871 y el fracaso de la Primera Internacional, tendieron a desmentir, o más bien, a hacer cada vez más obsoleta la primitiva idea del mutualismo obrero. Los cambios se produjeron en todos los órdenes. En el desarrollo del capitalismo decimonónico se produjo un nuevo salto en la generalización de la gran industria y una nueva vuelta de tuerca en la proletarización del trabajo. Las nuevas figuras obreras son definitivamente arrancadas de los pequeños talleres y de las tradiciones de oficio, y aplicadas en grandes fábricas con una organización moderna del trabajo. El proceso se acentúa todavía más a partir de la generalización de las cadenas de montaje y el taylorismo (décadas de 1910-1930). Del mismo modo, las nuevas organizaciones industriales, pero también el Estado, acabarán por pisar el suelo de las mutualidades obreras, ocupando el terreno en el que habían tenido un mayor desarrollo: las mutuas por enfermedad, seguros, etc. Desde Bismark, siempre con el fin de hacer frente al emergente movimiento socialista, se desarrolla el Estado social, que se concibe como un inverso del mutualismo, una gigantesca mutua autoritaria organizada por los seguros del Estado.

La acelerada división del trabajo, los efectos de una organización del trabajo cada vez más compleja y abstracta, la ampliación a escala mundo del mercado global, “alienan” progresivamente al trabajador de sus viejas tradiciones que eran la base del mutualismo. Progresivamente el movimiento obrero se “sindicaliza”. Surgen grandes sindicatos (a veces acompañados de grandes partidos políticos: los de la II Internacional) capaces de enfrentarse a las nuevas corporaciones capitalistas en su mismo terreno: la gran huelga, la paralización de una industria e incluso de una economía nacional al completo, la toma del Estado. Se entiende que el capitalismo ha “socializado” progresivamente la producción (en los trusts, las sociedades por acciones, etc) y el mando (en el Estado nacional moderno). Bastará entonces con tomar los medios de producción y el Estado, para someterlos bajo mando obrero (la famosa dictadura del proletariado) a las condiciones de producción del socialismo.

No obstante, el viejo mutualismo obrero (y todo su entramado cooperativo) no desaparecerá, conservando un papel relevante en la vida obrera. El economato, la cooperativa de consumo, los pequeños talleres o servicios para cuestiones básicas, así como el asociacionismo cultural (que iba desde las “tabernas socialistas” hasta los orfeones también socialistas), seguirán marcando la vida proletaria, su sociabilidad, su solidaridad concreta y efectiva. Pero la diferencia es que la “hipótesis” estratégica, y con ello el proyecto político, ha sufrido un desplazamiento radical.

Y aquí conviene no hacer una lectura simple, como aquella que señala el desplazamiento del mutualismo proudhoniano al marxismo y los partidos de la segunda Internacional como una opción obligada. En este desplazamiento (desde luego mucho más rico que lo que aquí se puede demostrar) el movimiento obrero responde a unas condiciones económica y políticas que han mutado. El propio anarquismo español dará un viraje similar, al del resto del movimiento obrero europeo, que le llevará, por medio una larga travesía, de la derrota de la I Internacional y la Primera República a la formación de sindicatos y en 1910 a la constitución de la CNT. Y también en el anarcosindicalismo hispano se pueden ver discusiones parecidas a las que se sostienen en el socialismo, y luego en el comunismo, europeos. Como en este, dentro del magma de la CNT y del mundo libertario hispano sobrevivió una fuerte tendencia mutualista y un entorno cooperativo desarrollado, pero este no dejo de ser criticado como “insuficiente” frente a la preparación de la revolución y la colectivización de la producción.

Si se pueden sacar algunas conclusiones rápidas del desarrollo del mutualismo obrero es que este no dejó de pensarse, en ningún momento, como una herramienta a un tiempo económica y política de defensa de una nueva clase social. Siempre existió una tendencia a “despolitizar” el mutualismo como una mera mejora de la producción frente a los excesos de la competencia capitalista. Si se observa bien, esto es lo que luego explotaron formas de cooperativismo “a medias”, como las que impulsa el sindicalismo católico desde la primera década del siglo XX, especialmente en aquellos sectores sometidos a un intenso proceso de transformación y subordinación y a nuevas condiciones de mercado, como los pequeños campesinos propietarios. Pero lo crucial aquí, es que mientras existió movimiento obrero y política obrera, el cooperativismo ocupó un papel más o menos destacado según las condiciones del momento, y el valor político en términos de “ofensiva” del propio experimento cooperativo. Pasemos al segundo momento.

1973, los precios del petróleo se multiplican por tres en el espacio de unos pocos meses debido a la guerra del Yom Kippur y la fundación de la OPEP. Desde 1968, al menos, la agitación en los grandes centros industriales de Occidente empuja los salarios por encima de los pactos keynesianos que los ligaban a los incrementos de productividad. La crisis está servida. Son años de huelgas salvajes, de crítica al sindicato como “gestor del capital”, de consignas anómalas como la del “rechazo del trabajo”… En muchas fábricas, al patrón ya no le sale a cuenta producir en esas condiciones. Y la abandona. En ocasiones, los obreros se hacen cargo de la producción.

Toman las fábricas con ideas que no corresponden exactamente con el grueso de la reivindicación obrera principal: menos horario, más salario. Se apoyan en los viejos conceptos del consejismo obrero, de la autogestión (entonces todavía circulaba cierta idealización del experimento yugoslavo). En España más de un millar de unidades productivas son así tomadas por los propios trabajadores. Se calcula que son más de cien mil los trabajadores y trabajadoras que participan en estas experiencias. El gobierno socialista se ve obligado a reconocerlas y crea una figura nueva parecida aunque atemperada a la del viejo “cooperativismo”: las sociedades laborales.

La experiencia de este industrialismo cooperativo es, no obstante, agridulce. Se produce al final de un ciclo de movilización obrera que acaba en derrota política tras la institucionalización sindical y los pactos de la Transición, pero también cultural. El paro, la reconversión, la desindustrialización, el alcoholismo y la heroína minan la vida y la convivencia en los barrios obreros. No hay alternativas de vida. El cooperativismo o la sociedad laboral son experimentados como una solución a veces desesperada, a veces como un mal menor. Un documental “Numax Presenta”, de Joaquim Jordá, muestra las dificultades y las contradicciones de un grupo de trabajadores que tomaron la fábrica ante el abandono del empresario en 1976-1977. La fábrica en “régimen de autogestión”, como muchas otras después y especialmente en la década siguiente, no sobrevive. La reproducción de la organización del trabajo, el empeoramiento del mercado entonces en proceso de contracción y de exceso de capacidad a nivel global, sobre todo, sitúan unas condiciones que llevan a la incapacidad de que la autogestión suponga otro régimen laboral y de comunidad, y se constituyen en razones aducidas en el fracaso de la experiencia.

Aquella época dejó, de todas formas, un gran número de experiencias cooperativas que perduran hasta hoy, como es el caso de la CC de Mondragón y también de muchas cooperativas de autoempleo en servicios públicos que sirvieron para que determinados colectivos salvaran la crisis de empleo de los años ochenta.

Pasada esta experiencia, ¿estamos hoy ante algo parecido a una nueva economía social, un nuevo cooperativismo?

Entre el emprendizaje y la empresa política

Treinta años de neoliberalismo, de erosión del Estado social, de extensión de las prácticas de las subcontratación, de terciarización de la economía, de precarización generalizada, de ataque al salario y la organización obrera, separan nuestra situación de la última “explosión cooperativa”. Pero ahora, parece, se intuye un nuevo cooperativismo. Tiene fuentes diversas, a veces contradictorias.

En muchos casos, surge como un experimento asociativo del trabajo profesional ante el abandono del Estado (del servicio público directo). Así se crean cooperativas de padres y profesores (colegios concertados principalmente), de médicos y personal sanitario, de trabajo e intervención social, también en distintos ámbitos de la consultoría, e incluso en el propio fomento del cooperativismo, como “consultoría de autoempleo”. Se trata, en términos de Bologna (véase la bibliografía que acompaña a esta ponencia) del “trabajo autónomo de segunda generación”, que corresponde con una composición social que desborda el perfil del movimiento obrero: trabajo profesional, de alta cualificación, formación universitaria. Antes que “cooperativismo obrero” se trata de trabajo profesional mutualizado, que corresponde con los perfiles característicos de la clase media.

Clave en este trayecto y también en su composición (middle class) es que en muchos casos, por no decir la gran mayoría, el cooperativismo de los profesionales tiene una alta dependencia de los presupuestos del Estado. Se trata de servicios que el Estado (y sobre todo a los ayuntamientos) subcontrata y que las asociaciones de profesionales, en régimen cooperativo, pueden prestar en condiciones de más baratos y a veces de mayor calidad y eficacia. La paradoja es que, aunque muchas veces, se realiza como “servicio a la comunidad”, en términos objetivos puede suponer una pérdida o una diferenciación en el acceso a los derechos sociales. Un ejemplo paradigmático es el de las cooperativas adscritas a los conciertos escolares, lo que tiende (se quiera o no) a reforzar el régimen dual del sistema educativo español.

Motor también de este nuevo cooperativismo son los “emprendimientos económicos” que se organizan directamente desde los movimientos sociales, en muchos casos como parte orgánica de los mismos. En este caso, la valencia política cobra una importancia muy por encima de la profesional; antes política que autoempleo. Los emprendimientos surgen en paralelo al desplazamiento de la centralidad obrera a las nuevas formas de protesta de los movimientos sociales. Ligadas al feminismo surgen así las clínicas y centros de planificación familiar; al ecologismo, las cooperativas de investigación y producción de energías renovables. Posteriormente, a partir de los años noventa (en el Estado español) y con la emergencia de una nueva generación de movimientos sociales de carácter juvenil, aparecen los emprendimientos de ocio (como bares, cines, etc.) y de formación (como librerías, periódicos, etc.), que se incardinan dentro de estos mismos movimientos liderados principalmente por los centros sociales okupados. Del mismo modo, el movimiento neorrural unido al ecologismo, da también cuerpo a las cooperativas de producción agroecológica y de consumo. La experimentación tecnológica ligada a la expansión de Internet y a la aparición del hacktivismo producirá una nueva generación de empresas cuyo centro es el software libre.

En la experiencia de estos emprendimientos de última generación se dibuja una forma de empresarialidad que va más allá del cooperativismo. Se intuye que lo que se trata no es de “vivir” de algo que “gusta”, sino de reforzar una forma de vida, que se “vive” ante todo como política. Se intuye también que de lo que se trata es de “autonomizar” las competencias que se deben prestar al mercado para construir una forma de empresa que en realidad es una herramienta política. Incluso se llega a acuñar el concepto de “empresa política”, para significar a un colectivo que tiene una actividad económica pero al que le importa es hacer política, esto es, intervenir sobre un terreno concreto, prestando las competencias y la energía (que de otra manera se tendrían que “vender al mercado”) en una actividad autónoma. En cualquier caso, en la mayoría de estas experiencias domina la precariedad de las iniciativas, la debilidad de la financiación, y sobre todo su estrecha conexión con una forma de vida, que se prueba (como muchas veces ocurre con estos movimientos) como al margen de la sociedad y el mercado, o al menos los circuitos convencionales de mercado.

Se trata, por tanto, de ordenes de experiencia económica claramente distintos. No obstante, entre ambos extremos, entre la asociación laboral de profesionales y los emprendimientos de los movimientos sociales, existe una amplia paleta de grises, salpicada de experiencias que se alimentan de otras fuentes, como aquellas que vienen de los años setenta y ochenta, mucho más conectadas con la crisis industrial y las iniciativas contra el paro. Sea como sea, estas experiencias son las que conforman el grueso de lo que hoy se llama “economía social”, un conglomerado que dista de ser homogéneo.

De hecho, uno de los problemas centrales de la economía social, y probablemente uno de los lugares en los que esta se resquebraja y empieza a mostrarse de forma contradictoria está en aquello que las “unifica”. Formalmente, lo que parece reunir al nuevo cooperativismo es una cierta apuesta por relaciones laborales democráticas, la inclusión de una política de “valores”, así como la vocación por construir una economía al servicio de la “gente”, de la sociedad. Políticamente esto se considera como un valor en sí, e incluso como una “alternativa” a la economía de mercado. La cuestión es ¿basta esto como hipótesis política? ¿Es esta modalidad cooperativa una “alternativa” eficiente al modelo capitalista?

Por tomar otro punto de partida, dentro de la heterogeneidad de estas experiencias, destacar que todas ellas están sometidas a los condicionantes de una nueva economía política dominada por la retirada del Estado social y la precarización, así como por la erosión progresiva del derecho laboral. En una situación de escasez de renta y sobre todo del empleo, el cooperativismo no es sólo una alternativa (ideal, “pura”, libre a la salarización), sino muchas veces un medio de pura y simple supervivencia. Para los emprendimientos de los movimientos sociales esto tiene una importancia no pequeña. En la medida en que sus precarias economías, son tomadas como un medio para continuar una forma de vida “militante” (en parte de los ámbitos que señalábamos: hacktivismo, agraoecología, producción cultural), las tensiones estallan casi inmediatamente entre el sostenimiento del emprendimiento y la vocación política del mismo. En muchos caso, y a menudo empujadas por la maduración biológica de sus trabajadores, se produce una tendencia a la profesionalización, entendida como asimilación a las condiciones de mercado en las que se realiza la actividad. El resultado es una pérdida progresiva de la comunidad-movimiento de origen (que a veces desaparece en ese proceso) y con ello una asimilación a las condiciones empresariales de la asociación cooperativa profesional de autoempleo. La consecuencia es también la progresiva despolitización de la actividad.

Por otra parte, en tanto, la búsqueda de mercado se tiende a realizar, cada vez más, sobre clientes institucionales, lo que se produce es una progresiva asimilación de las modalidades de cooperativismo. La dependencia de los presupuestos convierte a estas empresas cooperativas en otra cosa quizás distinta a la que era la intención de partida. De hecho, conviene considerar seriamente la posibilidad de que estos experimentos cooperativos sean funcionales como avanzadilla de nuevas formas de gestión de una fuerza de trabajo que se abandona a la “autogestión”, que se gobierna a partir “autoorganización” laboral y su explotación directa por las asimetrías del mercado. Algo que parece confirmarse en el mismo grado que su “despolitización”, esto es, en función de su alejamiento de formas y experiencias de organización política.

Por si esto no fuera poco, a partir de los años noventa y especialmente a partir de las crisis de 2007, se generaliza un nuevo discurso empresarial, el “emprendizaje”. La iniciativa personal, como mecanismo de generación de riqueza, la expansión y desarrollo de las competencias propias, la creatividad, el “tu lo vales”, el trabajo como autorrealización constituyen elementos centrales de esta narrativa. En el ala izquierda de los discursos del emprendizaje se admite también a la economía social, a la autoorganización colectiva, a los experimentos cooperativos.

Un ejemplo: en el cénit de la crisis (2009-2010), el gobierno británico acuña el eslogan big society, gran sociedad. La política austericida muta, la retirada del Estado se disfraza en autoorganización social para la autoprestación de servicios. Si una biblioteca carece de presupuesto que la “autogestionen” los usuarios. El cooperativismo y el mutualismo se vuelven solución, como en los años setenta, pero esta vez no para mantener el empleo, sino el Estado social. La big society no pasa de ser un amago, pero en paralelo se generalizan una serie conceptos que no dejan de compartir el mismo marco. Los más importantes son el de “economía colaborativa” donde cada cual puede convertirse en autónomo o en consumidor de un producto sin intermediarios, y normalmente sin regulación estatal ni contribución fiscal. (La economía colaborativa va como se sabe desde el chapuzas a domicilio, al alquiler de una habitación a un turista, pasando por convertirte en taxista sin licencia.) El otro concepto interesante es el de innovación social, que extiende la vieja figura del empresario, reconvertida en emprendedor, a todo colectivo y comunidad con capacidad de “emprender” para satisfacer una “necesidad social”.

La economía dominante tiende a asimilar a la “economía social y alternativa” como una forma de empleabilidad en línea con la “rarificación” de la renta y el empleo. Al mismo tiempo, la economía social tiende a despolitizarse al asumir posiciones cada vez más centrales en el marco de la economía convencional. Véamos el problema con un ejemplo reciente, que a nuestro entender apunta a los límites del nuevo cooperativismo.

Un ejemplo al caso: las “alcaldías del cambio” en sus límites

De cara a aterrizar la discusión nos parece interesante situar como caso concreto los desarrollos sobre cooperativismo y economía social y solidaria, que se están impulsando o están en proyecto de activación en los diferentes ayuntamientos salidos de las últimas elecciones. El primer punto de partida es entender que la llegada de las nuevas fuerzas políticas a los ayuntamientos nace de la apuesta de por democratizar dichas instituciones. Entendemos democratizar por devolver la institución municipal a la ciudadanía rompiendo el secuestro de la misma por parte de los intereses oligárquicos que sobre todo en las últimas décadas y de forma diversa, han aplicado la agenda neoliberal de recortes de derechos y privatización de empresas y bienes públicos. Si tomamos como contraejemplo el modelo de la Big Society que mencionábamos antes, las políticas públicas deberían apostar por una serie de líneas de trabajo que describimos a continuación.

Desde los ayuntamientos entendidos como gran empresa proveedora de servicios públicos debe de revertir las dinámicas marcadas por las políticas neoliberales. Por tanto, revertir los procesos de expropiación de los bienes públicos por medio de subcontratación o directa privatización de los mismos. Para ello, pensamos que la remunicipalización de servicios públicos en régimen de cooperativa mixta, modelo joven, pero ya practicado en algunas zonas, debería ser uno de los modelos a elegir, aunque no el único. A través de esta cooperativización, la economía solidaria podría incluir sus principios en la prestación de servicios a través de procesos de acompañamiento o incluso incorporar a sus entidades como prestadoras de servicios.

Es imprescindible además incluir en este proceso de remunicipalización a las experiencias sindicales y procesos de lucha que se han opuesto a la privatización de los servicios públicos. Sumaríamos además a las empresas en quiebra apoyando los procesos de recuperación por parte de sus propias plantillas.

Consideramos esencial el contacto directo con los sectores en lucha, sindicados o no, así como el establecimiento de líneas de trabajo directo con los grupos organizados de trabajadoras y trabajadores domésticos en lucha por la dignificación del sector. Un sector clave en un contexto de envejecimiento generalizado de la población en nuestras sociedades. Y situado además, en el centro de la crisis de cuidados que se despliega por la sociedad capitalista en su conjunto.

Sólo afrontando estas articulaciones superaremos algunos de los límites a los que se enfrente el cooperativismo y la economía solidaria hoy en día.

Elementos de hipótesis

La economía social debe arrancar de su posición en los circuitos de explotación capitalista de los que, quiera o no, forma parte. La formas de organización de la producción tienden hoy a abandonar segmentos enteros de la cadena de valor hacia la autoorganización productiva, al trabajo autónomo organizado. No en otro sentido va la generalización de las prácticas de subcontratación y externalización. De igual modo, el Estado y el servicio público se está adaptando a esas mismas modalidades de organización. En este sentido, el trabajo en régimen de cooperativa no se sitúa como una alternativa a la economía capitalista sino en la misma línea de tendencia del capitalismo más moderno y agresivo.

Por decirlo con otras palabras, ya no es la subordinación jerárquica dentro de la empresa la que organiza el trabajo, sino su subdivisión y subcontratación externa en régimen de competencia. En este sentido, dentro de un mismo espacio económico pueden convivir prácticas igualitarias y cooperativas dentro de una microempresa y la más feroz competencia fuera de la misma, y presionando sobre la misma. El mercado y la precariedad son las nuevas formas del mando, frente a la jerarquía y la disciplina del empleo industrial.

Algunas orientaciones generales pueden servir para definir el trabajo cooperativo como un espacio económico no sustraído a los circuitos capitalista de producción de valor, pero si al menos, como ocurrió en el viejo mutualismo, convertido en arma política y de construcción de clase (en este caso de comunidad).

1. La vinculación de las experiencias cooperativas y de los emprendimientos económicos con movimientos sociales y políticos concretos. En este sentido la empresa se debe entender como parte orgánica de una comunidad concreta (importante que sea concreta) y en lucha sobre cuestiones generales o específicas.

2. La orientación de la actividad económica de la cooperativa a las necesidades de esa comunidad concreta en un régimen no de mercado, cuanto de servicio público-común a la misma.

3. La consideración de que el mejor cooperativismo es aquel que no depende del presupuesto público y que no suple servicios que deberían realizarse directamente por la administración pública. Obviamente muchos de estos servicios de deben y se pueden “mutualizar” pero estos se comprenden principalmente ligados a experiencias sindicales, y no como trabajo profesional subcontratado.

4. La consideración de los elementos internos laborales y la política de valores como insuficientes en tanto elementos diferenciales en el marco de las economías de mercado. Es de nuevo, el vínculo a las comunidades concretas y a formas de vida específicas, en definitiva, a la construcción de sujetos colectivos, lo que debiera ser el principal motivo del emprendimiento económico.

5. La consideración del autoempleo como un motivo ambiguo y menor en las experiencias cooperativas, en línea con lo ya señalado en términos de la tendencia a externalizar segmentos enteros de trabajo, sobre la base del discurso del emprendizaje y de la innovación social.

Categories: Notícies

Presentación del poemario 'Abisal' de Daniel Arana

La Pantera Rossa - 27 Juny, 2016 - 19:45
Vie, 01/07/2016 - 19:30 - 21:00 Lugar: 

La Pantera Rossa

Libro referenciado:  ABISAL

El viernes 1 de julio, a las 19:30 horas, en La Pantera Rossa, se presenta el poemario "Abisal" de Daniel Arana. La presentación correrá a cargo de las poetas Charo de la Varga, Elisa Berna y el autor. Este es el segundo libro de Arana, filólogo de formación, tras una antología de poesía Beat inédita en castellano, Los Otros Aullidos (2014, STI) y numerosos artículos y colaboraciones en otros libros o revistas.

no poner en la portada Materia:  POESÍA

leer más

Categories: Notícies

Carta a los eurodiputados sobre la Directiva de lucha contra el terrorismo: No permitáis la censura en la UE

X.net - 27 Juny, 2016 - 10:21

Hoy 27 de junio, tras haberlo pospuesto en dos ocasiones, la Comisión de Libertades Civiles, Justicia y Asuntos de Interior (LIBE) votará para enmendar la Directiva de lucha contra el Terrorismo.

Más abajo podéis ver la carta que varias organizaciones de la sociedad civil hemos enviado a los eurodiputados pidiendo su voto contra las enmiendas y puntos de la Directiva de lucha contra el Terrorismo que permiten la censura innecesaria e incluso contraproducente, tanto por parte de las plataformas de Internet como de los gobiernos, sin supervisión judicial.

Además de ello, queremos denunciar la propuesta de la relatora Ms Hohlmeier que quiere abrir una fase de negociaciones por triálogos antes del voto en plenario del Parlamento Europeo. Esta maniobra injustificada mina el proceso democrático, impidiendo el escrutinio necesario por parte de los eurodiputados y ciudadanía de las disposiciones de la presente Directiva.

Dada la temática delicada de la directiva (censura de páginas web, legislación de herramientas de investigación intrusivas, etc.) es muy importante que los eurodiputados sean capaces de discutir y adoptar una posición sobre el texto antes de que pase a cualqueir fase de triálogos.
 

Estimados eurodiputados,

Pronto tendrá que votar sobre la Directiva de lucha contra el terrorismo, que actualmente contiene una serie de medidas que llevarían a vulneraciones de la libertad de expresión. A pesar de que éste no era el propósito original de la propuesta de la Comisión Europea, la ponente, Monika Hohlmeier ha presentado “enmiendas de compromiso” que alentan a los Estados miembros a adoptar “todas las medidas necesarias para eliminar o bloquear el acceso a páginas web que inciten públicamente a cometer terrorista delitos”. Sin garantías significativas para la protección de la libertad de expresión estas medidas posibilitan la censura desproporcionada y arbitraria. De hecho, las garantías mínimas que se incluyen pueden ser fácilmente eludidas a través de restricciones “voluntarias” impuestas por las compañías de Internet.

Medidas similares se implementaron en Francia hace 18 meses, las cuales han demostrado ser ineficaces y contraproducentes. El Consejo de Europa publicó un estudio el 1 de junio el año 2016 que subraya su preocupación por la libertad de expresión en Francia y otros países europeos.

Es muy importante ahora que los eurodiputados se alejen de esta deriva hacia restricciones sobre los derechos fundamentales que son contraproducentes y, por el contrario, participar en un debate real y exigir una evaluación de impacto para evaluar el supuesto valor de las medidas, a la vez que protegen los derechos universales. Del mismo modo que la importancia de la lucha contra el terrorismo y la propaganda terrorista es reconocida por todos, es esencial que las medidas para hacer frente a este problema sean eficaces y proporcionales – garantizando al mismo tiempo que las restricciones a nuestras libertades fundamentales son compensados ​​por fuertes salvaguardas de procedimiento, tales como un derecho de apelación y supervisión judicial.

Hemos visto repetidas veces que es demasiado fácil que medidas aparentemente destinadas a mejorar la seguridad de las personas transgredan los límites y socaven nuestras libertades. Esto podemos verlo en el ejemplo francés, como demuestran las miles de personas que protestaron el año pasado contra las leyes francesas de vigilancia. Hoy, es de suma importancia que los eurodiputados mantengan su compromiso con los valores europeos de democracia, la proporcionalidad y el estado de derecho. Las medidas propuestas en las enmiendas de compromiso no lo hacen.

Las acciones y las leyes del gobierno no deben fomentar la censura administrativa y privada. El Parlamento debe oponerse a tal mandato en términos fuertes. Es totalmente inadecuado para los actores gubernamentales renunciar el papel del público en la definición y aplicación de las leyes que rigen nuestra libertad de expresión en línea.

Por lo tanto, los firmantes instan a los eurodiputados a que voten en contra de la Directiva y, especialmente, en contra de las enmiendas de compromiso que atentan contra nuestros derechos. También solicitamos una evaluación del impacto significativo de la Comisión Europea sobre las disposiciones que afectan a los derechos humanos.
 

Firmantes:

Categories: Notícies

Exposición plástica 'Expo Captive birds'

La Pantera Rossa - 24 Juny, 2016 - 12:22
Fecha:  Vie, 01/07/2016

Del 1 al 31 de julio de 2016 la artista Eva Areizaga muestra en La Pantera Rossa su exposición plástica "Expo Captive birds".

"Vivimos presos de nuestros miedos, de situaciones, y hasta de personas.Pájaros Cautivos es una colección de lienzos recuperados que pretende homenajear aquello que olvidamos a diario: SER LIBRES."

leer más

Categories: Notícies

Charla-debate 'Campo de Katsikas. El drama de los refugiad@s'

La Pantera Rossa - 24 Juny, 2016 - 12:07
Organiza:  Federación de Enseñanza de CGT- Aragón y La Rioja

http://www.cgtaragon.org/fedens/

Mié, 29/06/2016 - 19:30 - 21:00 Lugar: 

La Pantera Rossa

Libro referenciado:  LA NUEVA LUCHA DE CLASES. LOS REFUGIADOS Y EL TERROR Libro referenciado:  LA SITUACIÓN DE LAS PERSONAS REFUGIADAS EN ESPAÑA Libro referenciado:  RETRATO DE UN PUEBLO REFUGIADO : PALESTINOS Libro referenciado:  HUIR PARA VIVIR

El miércoles 29 de junio,a  a las 19:30 horasGabriel López Navarro, maestro y miembro de la Federación de Enseñanza de CGT- Aragón y La Rioja, tras su regreso de Grecia, ofrecerá la charla-debate "Campo de Katsika

no poner en la portada Materia:  GEOPOLÍTICA

leer más

Categories: Notícies

Charla-presentación del libro 'La ciudad negocio. Turismo y movilización social en pugna'

La Pantera Rossa - 21 Juny, 2016 - 13:53
Organiza:  La Pantera Rossa Mié, 06/07/2016 - 19:30 - 21:00 Lugar: 

La Pantera Rossa

Libro referenciado:  LA CIUDAD NEGOCIO

El miércoles 6 de julio de 2016, a partir de las 19:30 horas, La Pantera Rossa presenta el libro "La ciudad negocio. Turismo y movilización social en pugna", con su autor China C.

no poner en la portada Materia:  CIUDAD

leer más

Categories: Notícies

El futur de les cooperatives de consum ecològic

La coopecandela - 20 Juny, 2016 - 14:16

per Joan Pi @joanpigonz

Les autoanomenades cooperatives de consum sorgeixen fa aproximadament 30 anys davant la necessitat d’autoorganitzar-se per aconseguir productes ecològics i consumir amb criteris de responsabilitat. 30 anys enrere els productes ecològics a més de cars, eren una raresa, tant a nivell de producció, com de consum. L’oferta local estava formada per un pocs pioners de l’agricultura ecològica, i la demanda, per petits grups de gent relacionada amb la militància ecologista o de l’esquerra alternativa.

La distribució a població general no existia, fet que facilita la formació d’aquests grups per autoproveïr-se d’aliments i altres productes al marge del que venim anomenant mercat. Productors ecològics pioners i consumidors conscienciats es van trobar en proximitat sense necessitat d’intermediaris, conformant el discurs de l‘alternativa de l’agroecologia als models de producció-consum capitalistes. El model organitzatiu més habitual és l’autogestionari basat en la repartició equitativa del treball entre els socis de forma voluntarista.

De mica en mica, el discurs ecologista s’ha popularitzat i normalitzat, i amb ell la demanda de productes ecològics. El sector ecològic ha crescut a ritme constant a Espanya en la darrera dècada, fins i tot, durant la crisi – per tant ha tingut el mateix comportament que els bens de luxe -. L’interès de la població general per aliments d’aquests tipus augmenta i això es tradueix en que apareix més i més oferta. Si fem cas a les tendències en d’altres països europeus, estem dins el període en que la gran distribució -supermercats- començarà a tenir aliments ecològics frescos de forma habitual. I amb ells la resta de productes envasats ecològics. 

A l’espera que aparegui la gran distribució amb els seus avantatges i inconvenients -productes bonics i barats, produïts a milers de quilòmetres, només varietats que suportin tot aquest trangol, preus ridículs pels petits productors…-, hem vist com a la nostra pròpia comarca apareixen diversos projectes relacionats amb l’ecològic tant a nivell de venda, com de producció. Alguns allunyats de la nostra lògica i consciència política, és el cas de supers tipus Veritas, fruiteries eco, dietètiques … Però d’altres molt, molt properes a nosaltres, com botigues o restaurants eco on porten cistelles els productors locals, nous projectes de producció eco que munten punts de repartiment de cistelles, noves parades eco als mercats municipals, productors eco que et porten la cistella a casa, productors eco que creen grups de consum, …

I les coopes com ho encaixem tot això? Aquell objectiu inicial de proveir-se d’un bè escàs o inexistent ha desaparegut, i a més, alguns d’aquests projectes que són molt propers al nostre ideari – 3quarteres, L’Heura… – fan el mateix que nosaltres. Si bé és cert que els hem ajudat tenint grups de consumidors ja organitzats, no si sé ara mateix estem ja quasi fent-los nosa.

El cert és que és més còmode que el mateix productor eco et porti la cistella a casa, o anar-la a buscar a una botiga, restaurant o punt de trobada, que no pas aguantar la fatigosa carrega de torns, comissions i assemblees d’una cooperativa de consum. Si a això li sumem càrregues familiars, inestabilitat laboral, i multiactivisme variat fa que tot plegat sigui difícil de suportar en el temps.

La pregunta és clara, quin sentit tenen les coopes una vegada tot el sector eco ha emergit? Hem d’adaptar-nos als nous temps? Hi tenim cabuda i sentit? Hem de deixar-nos morir a mans d’aquests nous projectes? O continuem com fins ara i res de tot això ens afectarà?

Observem algunes de les evolucions de les coopes del nostre voltant ens pot servir per obrir el debat i veure les possibilitats d’acció:

1. La cooperativa de consum com a acte polític. Moltes de les cooperatives, probablement les més grosses, les més antigues o les lligades a centres socials alternatius, consideren que la seva existència i manteniment te a veure amb un model de consum alternatiu i en sintonia amb la seva ideologia. En aquest sentit no tenen per què haver-hi excessius canvis malgrat l’arribada de la gran distribució eco. (P.e. Germinal, Xarxa de Consum Solidari,…)

2. Professionalització. Les demandes dels propis socis de major qualitat i servei van conduint a un model de gestió professionalitzat que conviu amb la part associativa amb més o menys èxit. (P.e. El Cabas de Sant Cugat que van presentar el projecte a l’assemblea fa aprox 5 anys). S’observen diferents nivells de professionalització (P.e. nosaltres mateixos, Remenant les cireres de Sabadell, L’economat de Barcelona). Fora de Catalunya, tenim exemples de cooperatives professionalitzades amb gran nombre de socis.

3. Desaparició. Moltes petites coopes no aguantaran aquest entorn de facilitat de trobar productes eco. L’esforç per tirar endavant la coope és massa gran com per ser alternativa. En algunes coopes pot transferir-se la gestió a algun dels projectes propers, i continuar com a grup amb algun tipus d’objectiu tipus consum crític, economia solidària…

4. Agrupacions amb productors o projectes de producció i consum. En alguns llocs, les cooperatives han promogut projectes mixtes consumidors-productors. Seria una variant de la professionalització. (p.e. La Magrana Vallesana de Granollers, van presentar el projecte a la darrera Fira agroecològica). O també, les coopes o projectes d’horta promouen projectes mixtes de producció i consum (P.e. BAH de Madrid). Tenim diferent nivell de participació de la producció i el consum en els projectes: des de col·laboració i entesa fins a ser jurídicament una sola cosa.

5. «Supers cooperatius». Botigues gestionades col·lectivament amb una part de treball voluntari per part dels socis (P.e. Cooperatives alimentaires). Podria ser una evolució natural de les coopes si es donen les circumstàncies adequades. No existeix que sàpiga cap projecte a Catalunya, però tenint en compte que Europa en va ple arribarà en un moment o altre.


Curso completo: Entre dos Transiciones

Fundacion de los comunes - 20 Juny, 2016 - 12:09

Curso completo realizado por el InstitutoDM. El curso se basó en el libro: ¿Por qué fracasó la democracia en España? La Transición y el régimen del ’78, Emmanuel Rodríguez, Madrid, Traficantes de Sueños, 2015.

Se dice que estamos metidos de lleno una nueva Transición, pero ¿Podemos comparar el momento actual con el de la pasada Transición? ¿Sirve de algo? En este curso se ensaya un ejercicio al mismo tiempo histórico y político. Leyendo la historia a contrapelo, nos preguntamos que es lo que todavía nos enseña la década de 1970 y también cómo el llamado “año del cambio” (el 2016) puede ser entendido a la luz de los momentos fundacionales del llamado Régimen del ’78. En definitiva, pensamos sobre nuestra coyuntura política, pero lo hacemos dedicando especial atención a aquellas tendencias de fondo que pueden llegar a desbaratarlo todo: la crisis social latente (manifiesta en la definitiva ruptura de las clases medias), el marco global y europeo de la crisis política española y, en definitiva, los particulares modos de la economía política contemporánea dentro del marco de ese cuello financiero en el que nos encontramos y que parece no encontrar solución.

Sesiones

PRIMER BLOQUE. La Transición
Sesión 1. Entre la ruptura y la reforma

Introduce:  Emmanuel Rodríguez, autor de ¿Por qué fracasó la democracia? La Transición y el Régimen del ’78 (Traficantes de Sueños, 2015)
En esta sesión se analiza la crisis del franquismo en relación con los cambios socioeconómicos de sus últimos años. A la altura de 1974-1975 (realmente mucho antes) parecía ya claro que «un franquismo sin Franco» no era viable, las principales instituciones del régimen habían colapsado: los sindicatos, la Universidad, la mayor parte de los apoyos sociales de la dictadura, pero ¿cómo iban a operar los distintos actores políticos: la clase política franquista que viraba hacia el reformismo, la emergente izquierda política y el movimiento obrero entonces rabiosamente insurgente?

Sesión 2.  ¿Una democracia incompleta?

Introduce: Emmanuel Rodríguez.
Tras las elecciones de 1977, quedó establecido un nuevo sistema de partidos. La correlación de fuerzas parecía ya bloqueda dentro del empate entre el reformismo franquista y la izquierda. Desde entonces, los partidos trabajaron, de forma rápida, para establecer el marco institucional de la nueva democracia: los Pactos de la Moncloa que regularon y controlaron la conflictividad obrera, la Constitución de 1978 y la consolidación de los marcos de consenso de la nueva democracia. ¿Cómo valorar la «obra» de la Transición?

Sesión 3.  ¿Pudo la Transición tener otros resultados?

Introduce: Montserrat Galcerán, miembro del Instituto DM y concejal por Ahora Madrid

En un ejercicio “contrafactual”, pero que sin embargo resulta interesante en términos políticos, en este debate-discusión trataremos de traer la Transición a sus límites. Las tendencias sociales y económicas de fondo y las causas de las derrotas de los movimientos (y principalmente del movimiento obrero), serán los elementos clave para tratar de responder a la pregunta de ¿por qué la Transición no fue más lejos? Esta sesión también se organizará a modo de debate-discusión.

Sesión 4.  El legado de una época

Introduce: Concha Lorenzana, del Centro de Mujeres de Vallecas a Ganemos Vallecas, y Pablo Carmona, miembro del Instituto DM y concejal por Ahora Madrid

Atonomía obrera, movimiento vecinal, contracultura, los nuevos movimientos sociales. La riqueza de la herencia de aquel tiempo es enorme, y sin embargo su memoria ha sido lo primero en ser aplastado. En esta sesión, trataremos de traer a la actualidad algunos de sus resultados y lo que ellos pueden inspirar nuestro tiempo. Para ello se organizará a modo de debate-discusión.

SEGUNDO BLOQUE. ¿Una nueva Transición? O la crisis 2007-2016

Sesión 5.  Crisis ¿qué crisis? O sobre el 15M

Introduce: Mario Espinosa, miembro del Instituto DM

¿Qué se rompió el 15 de mayo de 2011? Seguramente entre otras muchas cosas, una cultura del consenso que venía de los años setenta, y que había congelado el reparto político (lo que se puede o no decir), sobre los ejes intocables de la Constitución y la distribución codificada entre izquierda y derecha. El 15M abrió, no obstante, una crisis que más tarde se manifestó en la construcción de nuevos partidos, candidaturas municipales y un rápido cambio del sistema electoral. ¿Cómo interpretar esta crisis?

Sesión 6. La crisis que vino para quedarse

Introduce: Isidro López, miembro del Instituto DM, autor de Fin de ciclo (Madrid, 2010) y Diputado por Podemos en la Asamblea de Madrid

“No es una crisis es una estafa”, se decía en las plazas durante 2011. Y la crisis, en efecto, ha estado gobernada desde sus comienzos por una clara dirección política, con sede en la Troika. En este sentido, ¿qué cabe esperar de la Unión Europea en los próximos años? ¿Por qué resulta tan difícil encontrar una salida económica a la actual crisis? O en otras palabras, ¿por qué no existe un horizonte inmediato de salida del capitalismo financiero?

Sesión 7. ¿Una nueva Transición?

Sesión de debate: Justa Montero.

En estos meses se viene hablando sin cesar qué estamos ante una nueva Transición. Se adelanta a futuro que unos nuevos pactos son inevitables. No obstante, ¿cuáles son las soluciones políticas más probables a la crisis de régimen en este 2016, o más adelante? ¿Reforma consitucional? ¿Proceso constituyente? Si estamos ante una nueva Transición ¿en qué consiste? Y más allá de lo que ocurra en los próximos meses, y atendiendo a las tendencias analizadas en los pasadas sesiones, ¿cuál es por así decir el “programa máximo” al que podríamos aspirar? ¿Hasta donde podríamos estirar el “cambio” y cuál sería por tanto nuestra hipótesis política? O en otras palabras ¿cuál es nuestra revolución?

Categories: Notícies

Presentación del Proyecto 'La delgada línea T' y 'lectura dramatizada de 'Lletraferit'

La Pantera Rossa - 17 Juny, 2016 - 20:50
Organiza:  María Bielsa Cavero / Acción Poética Trash

https://www.facebook.com/letraherida

Vie, 24/06/2016 - 19:30 Lugar: 

La Pantera Rossa

Libro referenciado:  FLORES RARAS: MARICAS SON LXS OTRXS

El viernes 24 de junio de 2016, a partir de las 19:30 horas, la artivista LGTBQI María Bielsa Cavero presenta en La Pantera Rossa el Proyecto "La delgada línea T" y "lectura dramatizada de 'Lletraferit" junto al colectivo "Acción poética trash".

no poner en la portada Materia:  SEXUALIDADES

leer más

Categories: Notícies

'A un paso', exposición fotográfica de Vera Benavente sobre el campamento de refugiadas de Calais

La Pantera Rossa - 17 Juny, 2016 - 19:44
MIGRACIONES / RACISMO Fecha:  Mié, 01/06/2016

La fotógrafa zaragozana Vera Benavente expone en La Pantera Rossa del 1 al 30 de junio de 2016 su colección fotográfica sobre el campamento de refugiadas de Calais titulada "A un paso".

La jungla de Calais, su nombre no es fruto de la casualidad. Es salvaje, impera la ley del más fuerte

leer más

Categories: Notícies

Presentación de Hacia Nuevas Instituciones Democráticas

Fundacion de los comunes - 17 Juny, 2016 - 11:27

Presentación en la Librería La Vorágine de nuestro libro editado por Traficantes de Sueños: “Hacia nuevas instituciones democráticas; Diferencia, sostenimiento de la vida y políticas públicas” con una de las autoras, Amaia Pérez Orozco.

Amaia Pérez Orozco es doctora en economía por la Universidad Complutense de Madrid, imparte clases sobre género y economía en diversos estudios de posgrado. Ha trabajado como investigadora del Instituto Internacional de Investigación y Capacitación de la ONU para la Promoción de la Mujer y participa activamente en movimientos sociales. Está especializada en el análisis de lo que, a su juicio, supone una crisis civilizatoria multidimensional que va más allá del colapso financiero, y en la investigación sobre las respuestas puede dar el feminismo a esta crisis poniendo a los cuidados en el centro.

 

Categories: Notícies

Charla-presentación: 'Libro de la reproducción asistida para lesbianas y solteras', con Raquel Cediel Sáez

La Pantera Rossa - 15 Juny, 2016 - 13:47
Mié, 22/06/2016 - 19:30 - 21:00 Lugar: 

La Pantera Rossa

Libro referenciado:  LIBRO DE LA REPRODUCCIÓN ASISTIDA PARA LESBIANAS Y SOLTERAS

El miércoles 22 de junio, a las 19:30 horas, se presenta en La Pantera Rossa el "Libro de la reproducción asistida para lesbianas y solteras" (editado por "La Calle") con su autora Raquel Cediel Sáez, documentalista de profesión, doctoranda en Antropología Urbana y activista LGTB del Colectivo de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales de Madrid - Cogam.

no poner en la portada Materia:  SEXUALIDADES

leer más

Categories: Notícies

Audios del curso: La participación ciudadana a debate

Fundacion de los comunes - 14 Juny, 2016 - 15:05

Os dejamos con todas las sesiones del curso realizado en La Hidra Cooperativa (Barcelona).

PRESENTACIÓN

La participación es una vieja conocida. A finales de los 80s, tres de cada cuatro ayuntamientos de ciudades con más de 100.000 habitantes en España habían establecido mecanismos participativos y redactado reglamentos de participación ciudadana. El objetivo –se aseguraba– era involucrar de manera directa a la sociedad civil en la cosa pública como complemento a las instituciones representativas. Y de esta manera, ser más “eficaces” y acumular legitimidad política en la toma de decisiones.

Si bien en los 90s y 2000s el boom de la participación lograba cotizar al alza, todo cambió pasado el 2008. Es entonces cuando empezaron a reducirse los procesos de participación en los Ayuntamientos de manera drástica. Por reducción de presupuestos, cambio de prioridades, falta de conexión con la ciudadanía o, más bien, por todo junto. De repente, llega el 15 de mayo del 2011. En ese momento, se abre un nuevo horizonte democrático –democracia real ya!– que todavía no ha sido resuelto. Es un hecho: la participación ha vuelto con fuerza a las agendas de algunos gobiernos locales pero ¿qué hay de nuevo? ¿qué podemos aprender de la vieja participación? ¿la solución es más o mejor participación tal y como la conocíamos?

Durante los últimos 30 años, son muchas las críticas que han ido recibiendo estos mecanismos formales. La inflación de órganos y el exceso de burocracia, la falta de incidencia sobre la toma de decisiones, la lentitud y los límites para tratar los temas que más preocupan en cada momento a la ciudadanía, el desgaste y la inoperatividad que suponen para las prácticas de base, la exclusión de grupos sociales que no pueden invertir o no tienen recursos para participar en espacios formales. Entre otras.

Podemos extraer una conclusión a partir de estos ciclos de auge de la participación: el incremento de la arquitectura institucional participativa no ha venido acompañado de un ascenso en la confianza en la política formal. Los barómetros de opinión apuntan una tendencia creciente respecto a la pérdida de legitimidad que otorgamos a la clase política. Los casos de corrupción y de connivencia público-privada han ayudado bastante a ese descrédito. Y el caso es que nadie niega la necesidad de una mejora en la “calidad democrática”, pero ni se han producido estudios científicos que evalúen su mejora gracias a la participación ni existen debates políticos sobre qué diantres significa esa “calidad”.

Es paradójico que, según avanzaba la crisis de la gobernanza participativa, hayamos vivido un gran número de movilizaciones ciudadanas, de prácticas de autogestión y de organización social autónoma. O tal vez no sea una paradoja, sino que estas prácticas ciudadanas han seguido su propia lógica, lejos de los mecanismos formales que las instituciones han promovido, considerados disfuncionales. En Barcelona, esta ha sido la tónica: en los últimos años ha habido mucha participación ciudadana, pero no ha pasado por las formas de gobernanza diseñadas por las instituciones.

Esta desconexión entre institución y prácticas sociales ha empujado nuevas caras al frente de algunos gobiernos locales, pero también exige una vuelta de tuerca para desarrollar formas más ambiciosas de entender la participación ciudadana. O para dejar atrás ese paradigma de lo “participativo”. Y es justo aquí donde este curso se propone recuperar una hipótesis que siempre ha estado en los fundamentos de la democracia: entender la participación como autogobierno. Superar el imaginario cívico-deliberativo, delegativo y representacional donde la participación es un anexo cosmético. Entender que no hay democracia sin contrapoderes ni “participación” sin comunidades políticas activas. Ese es el epicentro de este curso: recuperar el ideario y las prácticas de una democracia radical.

Hemos dividido las sesiones en dos grandes bloques. En el primero, vamos a analizar críticamente cómo ha operado la participación hasta ahora y los planes que se están poniendo en marcha por parte de algunos gobiernos locales. Con el segundo, proponemos un conjunto final de sesiones en las quepensar la participación como autogobierno y los arreglos institucionales que pueden acompañar a ese enfoque.

Con esa agenda sobre la mesa, queremos trabajar a partir de algunas preguntas que circulan respecto a la participación: ¿La gobernanza participativa es un camelo o puede conectar la calle con la institución? ¿las prácticas de autogobierno sirven para “complementar” la democracia representativa o apuntan hacia otra forma de institución pública? ¿es posible pensar en una democracia que transforme las instancias “participativas” en movilizaciones instituyentes de carácter permanente? ¿Es posible una democracia basada, ya no en la participación, sino en la movilización, el autogobierno y en la organización del conflicto?

4. PROGRAMA DEL CURSO

BLOQUE 1: CRÍTICA, LÍMITES Y RETOS DE LA PARTICIPACIÓN

1ª SESIÓN | La gobernanza ¿gobierno en red o gestión del conflicto?

Introduce: Rubén Martínez | Miembro de la Hidra y Fundación de los Comunes.

Presentación: El paso del gobierno del “Estado soberano” a la gobernanza “más allá del Estado” se suele caracterizar por el papel que tienen los actores privados y la sociedad civil a la hora de formular e implementar políticas públicas. Una característica clave de la gobernanza es el peso otorgado a los mecanismos de participación ciudadana para asegurar que todas las voces participan. No hace falta ir muy lejos: Barcelona es un ejemplo de esta prometida transición de un gobierno local tradicional a un “gobierno en red”.

Esta idea de la gobernanza como red horizontal, donde se diluyen las relaciones de poder y las desigualdades mientras la ciudadanía interviene para producir políticas más eficaces y democráticas, ha recibido duros análisis. Las miradas más críticas ven en la gobernanza una forma de abrir paso al mercado y producir sólo una aparente democracia en la toma de decisiones. Por un lado, la gobernanza se entendería como gobierno en consenso, sin conflicto, donde se coproducen políticas. Enfrentada a esa idea, la gobernanza puede verse como vía para estatalizar lo que era popular, como forma virtuosa de disciplinar y deshacer los conflictos.

En esta sesión revisaremos cómo nace y de qué está hecha la gobernanza a través de los discursos y prácticas que la han ido construyendo. También, repasaremos los análisis más optimistas y los más críticos para, finalmente, bajar al suelo y ver cómo ha funcionado la gobernanza urbana en Barcelona. ¿Influye ese rumbo institucional a la hora de incluir hoy a la ciudadanía barcelonesa en la toma de decisiones? ¿qué significa y cómo se pueden coproducir políticas públicas? Estas serán algunas de las preguntas que intentaremos responder colectivamente.

Materiales: Antònia Casellas Gobernabilidad, participación ciudadana y crecimiento económico: adaptaciones locales a estrategias globales

Para leer más:

2ª SESIÓN | “No nos representan” Vale ¿Y ahora qué?

Introduce: Francisco Jurado | investigador en el IGOP y promotor de Democracia 4.0 y #OpEuribor

Presentación: El ciclo político abierto por el 15M puso sobre la mesa la existencia de una crisis de la democracia representativa y del régimen de partidos. Esto abrió la necesidad de devolver cuotas de poder a la ciudadanía a partir de repensar espacios y diseñar nuevos mecanismos de participación ciudadana. El panorama era claro: existía un decrecimiento de la legitimidad y una apatía crecientes por parte de la ciudadanía frente a unas instituciones reducidas a simples mecanismos de selección de élites y una democracia reducida a un mero acto procedimental periódico.

A su vez, la participación representativa parecía un callejón sin salida. Las minorías nunca acababan de ser atendidas, los grupos de presión, organizados o mediáticos estaban sobrerrepresentados y los espacios de discusión se convertían en un teatro burocrático. Si bien hemos recorrido un período institucional corto, las prácticas concretas y las tendencias generales pueden empezar a darnos datos sobre si ese límite de la representación ha sido superado o, como mínimo, puesto en crisis.

En esta sesión, queremos abordar estas cuestiones con las siguientes preguntas: ¿Qué posibilidades concretas existen para pensar y llevar a cabo formas de acción política desintermediada? ¿Qué papel juegan realmente las nuevas tecnologías para articular una democracia directa a gran escala? ¿Qué límites legislativos han encontrado las prácticas sociales que han buscado superar el techo de las instituciones representativas? ¿Pueden revertirse, cambiarse o burlarse esos marcos legislativos? Ante la crisis de representación, ¿qué papel pueden jugar las candidaturas del cambio?

Materiales: Francisco Jurado Democracia 4.0: desrepresentación en el voto telemático de las leyes y La desrepresentación política. Potencialidad de internet en el proceso legislativo.

3ª SESIÓN | La democracia de los cualquiera: conflictos locales y contrapoderes

Introduce: Enric Pons | grupo promotor de los Observatorios Ciudadanos Municipales y Simona Levi | fundadora y miembro de X.net, del Partido X y de 15MpaRato.

Presentación: Se ha hablado mucho sobre la necesidad de mantener contrapoderes ciudadanos o estructuras que mantengan distancia crítica con las instituciones gubernamentales. Esos contrapoderes ciudadanos pueden ser la garantía de una fuerte participación “desde abajo” que haga desaparecer la división entre sociedad política y sociedad civil, entre movimientos e instituciones. A partir de este planteamiento, el Estado, en sus diferentes escalas, no sería tanto una red, como el producto de una continua relación social conflictiva.

La hipótesis de fondo sería que no hay democracia sin contrapoderes, que no hay democracia sin el pueblo-vigilante, sin el pueblo-veto, sin el pueblo-juez. Pero, ¿qué son hoy los contrapoderes? ¿cómo se pueden articular en tensión con lo institucional?. Creemos que solo las prácticas pueden resolver esas preguntas. Antes y después del 15M, han surgido dispositivos que buscan facilitar el control y la fiscalización de lo público, garantizar la separación de poderes así como activar mecanismos legales y derechos que habían sido despreciados.

En esta sesión, tomarán principal protagonismo los Observatorios Ciudadanos Municipales y las prácticas de producción y gestión distribuida que funcionan como contrapoderes permanentes de las instituciones públicas. Pondremos especial énfasis en sus formas de organización, las estrategias para dialogar, influir o disentir con la práctica institucional, así como los retos y límites que el actual ciclo puede conllevar.

Materiales: Enric Pons: presentació de l’Observatori Ciutadà Municipal de Barcelona

4ª SESIÓN | La “nueva participación”: propuestas desde gobiernos municipales

Fecha: Miércoles 18 de Mayo (19h-21h)
Lugar: La Hidra Cooperativa (C/Sant Vicenç, 33. Barcelona)

Ponentes: Gala Pin |regidora de Participación del Ayuntamiento de Barcelona. Claudia Delso |concejala de participación ciudadana de Marea Atlántica a Coruña. Representante de Participación de Badalona (por confirmar)

Presentación: La llegada a los gobiernos municipales de candidaturas surgidas a partir de movilizaciones ciudadanas ha dado nueva visibilidad a los espacios de participación ciudadana. Plenos abiertos a la ciudadanía, presupuestos participativos, consultas municipales y la municipalización de servicios son algunas de las propuestas que se plantean. El objetivo, una vez más, es devolver a la ciudadanía parte del poder otorgado a los cargos electos, estableciendo así un modelo más justo de relación entre administración y ciudadanía como respuesta a la creciente demanda de profundización democrática.

La experiencia y prácticas acumuladas a lo largo del ciclo 15M han sido fuentes de saberes que han alimentado las estrategias comunicativas y organizativas de las nuevas plataformas electorales. Así mismo, es de esperar que algo similar ocurra en las áreas municipales de participación. Los cambios más disruptivos es probable que provengan de los saberes y metodologías surgidas de prácticas tecnopolíticas y de los procesos colectivos en el espacio urbano. Ya hay algunos ejemplos, pero todo está por venir.

Esta sesión contará con concejales/asesores de áreas de participación de las diferentes candidaturas municipalistas en el gobierno con el objetivo de abrir un debate sobre las herramientas, fórmulas y acciones que se están implementando para democratizar las instituciones. La sesión no buscará que se expliquen los programas de cada área, sino abrir debate sobre los cambios, retos y dificultades en las formas previstas de participación a partir de la acción municipal.

BLOQUE 2: DE LA PARTICIPACIÓN AL AUTOGOBIERNO. REMUNICIPALIZACIÓN, COMUNALIZACIÓN Y REDISTRIBUCIÓN DEL PODER

5ª SESIÓN | Autogobierno: aprender de experiencias históricas

Fecha: Jueves 26 de Mayo (19h-21h)
Lugar: La Hidra Cooperativa (C/Sant Vicenç, 33. Barcelona)

Introduce: Montse Galcerán | catedrática de filosofía y concejal del Ayuntamiento de Madrid

Presentación: Los canales democráticos de apertura para la participación de la ciudadanía todavía están muy vinculados a la perspectiva de la representación. Pierde sentido hablar de democracia participativa y de nuevas formas de participación si nos limitamos a trabajar en el estrecho campo institucional o en cómo mejoramos los canales de relación-interacción entre instituciones político-representativas y sociedad.

Frente a la idealizada “autonomía de lo político”, es importante ampliar la posibilidad de prácticas de autogobierno, la capacidad de una forma social dada para crear instituciones, gobernarse y ser parte de procesos políticos vivos. Aquellas prácticas que se producen fuera de lo institucional y que –y esto también es una eterna promesa– garantizan una democracia real. Hay diversos recorridos políticos e históricos que nos hablan de estas posibilidades, que muestran una realidad empírica donde se han pensado y practicado procesos de autogobierno.

El objetivo de esta sesión es profundizar en la idea de autogobierno a partir de experiencias históricas concretas como concepto y práctica diferenciada de la participación institucional. ¿Cómo, cuándo y bajo qué condiciones sociales y culturales surgen esas prácticas de autogobierno? ¿Es posible articularlas con una forma institucional municipal? ¿Qué retos plantea esa posibilidad en la actual configuración de la política institucional?

Materiales: Hipótesis democracia. Quince tesis para una revolución anunciada. Emmanuel Rodríguez. Traficantes de sueños.

6ª SESIÓN | La comunalización de lo público: ¿radicalidad democrática o una nueva tercera vía?

Introduce: David Algarra | Autor del libro “El comú català, la història dels que no surten a la història”. Mauro Castro | Miembro de la Hidra Coop.

Presentación: Durante los últimos años, estirando de un hilo comunal ya existente en la historia de muchas ciudades, se ha recuperado la posibilidad de pensar más allá del Estado y el mercado a partir de los bienes comunes. Por bienes comunes se entienden una serie de recursos básicos para la subsistencia material y la reproducción social, que están gestionados por comunidades activas que producen sus normas de autogobierno. Con más o menos relación con la administración pública, con más o menos capacidad para incidir en las normas que influyen en los usos sociales de los recursos urbanos, con más o menos tensión con la realidad institucional existente.

Si pensamos que la gestión colectiva de lo público exige cambiar las formas de la institución, abrir nuevos canales y espacios de diálogo entre movimientos, ciudadanía y administración, las prácticas comunales han de tomar un papel relevante. En Cataluña, existen formas y prácticas ancestrales de autogobierno local, ligadas a la gestión comunal de recursos. En estos años de crisis en Barcelona, la cooperación entre gobierno y comunes a escala municipal, ha partido de la prerrogativa de dinámicas conflictivas que han impuesto, desde abajo, prácticas como la cesión de bienes inmuebles para su autogestión, la necesidad de garantizar derechos fundamentales (recogidos en las constituciones, pero desatendidos por lo público-estatal) así como otras formas de materializar el derecho a la ciudad.

Esto nos puede conducir a pensar que la comunalización de lo público es una vía posible para ir diseñando una democracia radical que hibride la garantía de derechos a través de instrumentos públicos con la gestión comunitaria de recursos. Y desde esa experimentación, ir sedimentando prácticas público-comunitarias, en un proceso no carente de tensión y contingencias.

Pero esto también abre muchos interrogantes que queremos afrontar en esta sesión: ¿Podemos imaginar un bien o servicio, o mejor, una producción social que no esté gobernada por un régimen jurídico público ni privado? ¿Puede eso suponer un vaciado de lo público? ¿Puede abrir una nueva “tercera vía” donde no todos los derechos están garantizados y donde el mercado encuentre nuevos nichos de mercado? ¿La comunalización de lo público radicaliza las prácticas democráticas o extrae responsabilidad de su función pública al gobierno municipal?

Materiales: Libro “El comú català. La història dels que no surten a la història”. Capítulos: L’autogovern popular y El comunal.

7ª SESIÓN |Remunicipalizaciones: la gestión público-comunitaria de servicios públicos

Introduce: Miriam Planas | Portavoz de ‘Aigua és Vida’. Joan Gaya | comisionado del agua en el Ayuntamiento de Terrassa. Con la participación de Pablo Cotarelo.

Presentación: Tras casi dos décadas de privatización generalizada de servicios públicos, una tendencia contraria ha surgido en ciudades de toda Europa. Algunos municipios han intervenido sobre los servicios privatizados, poniendo fin a la “colaboración” público-privada que se impuso como modelo más “eficiente” y “eficaz” bajo la influencia del llamado New Public Management.

Este movimiento de re-municipalización es el resultado de una profunda insatisfacción con los resultados del papel del sector privado en la provisión de recursos básicos. Y no menos importante, la municipalización de servicios ilustra el deseo de la ciudadanía de obtener una mayor influencia sobre la política para la gestión democrática de los bienes comunes. Esta recuperación de la provisión de servicios supone la implementación de nuevos órganos de decisión y gestión participada a partir de prácticas compartidas y democráticas. Algunos servicios públicos pasan a ser gestionados por expertos representantes de la municipalidad junto a representantes de los usuarios, los trabajadores y de los movimientos sociales.

Podemos pensar este proceso como un testeo de instituciones público-comunes, es decir, como procedimientos y modos de hacer que, en primer término, permiten poner en crisis las estructuras institucionales existentes, y a su vez, muestran una institucionalidad que combina elementos de representación, participación y autogobierno. El objetivo de esta sesión es abordar todas estas cuestiones a partir del movimiento en defensa del agua y las posibilidades de llevar a cabo su remunicipalización en contextos cercanos.

Materiales: Capítulo 1 “Una escletxa que s’obre pas al monolític paisatge català” del libro: Un futur per l’aigua pública A CURA DE Satoko Kishimoto, Emanuele Lobina i Olivier Petitjean L’experiència mundial de la remunicipalització

 

Categories: Notícies

Manifiesto comunero, otra brújula para nuestro tiempo

Planet Communia - 13 Juny, 2016 - 16:59
Manifiesto comunero, otra brújula para nuestro tiempo kinta Mon, 06/13/2016 - 16:59

Por fin he tenido un rato para poder leer el manifiesto comunero, y tal como esperaba, no decepciona. Continuando el relato de los libros que los amigos de las Indias sacaron en verano, esta vez hacen un llamamiento a pasar a la acción enmarcándola en la comunidad igualitaria, haciéndola factible ya que esa acción forma parte de la actividad cotidiana, no requiere activismos que a su vez dependan de buscar más horas al reloj.  Se agradece cuando la tónica dominante son manifiestos para unirse a luchas en nombre de conjuntos gigantes vacíos y poco situados. Sugiere enterrar el desánimo que trae el estar parado y el ver a tu entorno sin un futuro, dotando de significado el acto de producir para los nuestros mediante el trabajo propio, con lo mejor que sabemos hacer: jugando, aprendiendo y modificando, conversando desde la parresía, entrelazando trabajo con satisfacción, y perdiendo el miedo a compartir. Valiéndonos de la economía directa y del modo de producción p2p.

Da la sensación que un futuro necesario y apetecible no queda tan lejos y que cada uno puede contribuir no con las horas marginales que le presta el horario de ocio sino contando con todas las horas que uno decida destinar a lo que le entusiasme pudiendo vivir de ello. Nos proponen abandonar el bote salvavidas para coger el timón del barco y empezar a dominar vientos y mareas.

De nuevo, el hecho de dar la receta para fundar y dinamizar comunidades igualitarias, se aproxima a la liberación del código fuente con la que hacer un fork para adaptarlo a las necesidades propias. Trasladándonos a la experiencia propia , en base a las propuestas, creo que no errábamos  el tiro cuando sugeríamos la dinamización de grupos de aprendizaje para situar factolab en la ciudad, puede que fallara el enunciado, el sitio, el momento, o la gente. Pero está claro que no hay que darse por vencido, creo que hay que recoger el guante del "tenemos un plan" de las indias, y hay que seguirlo con un "manos a la obra". Así que vamos a darle vueltas a como se implementa la propuesta en nuestra "zona de influencia", más cuando nuevos espacios han aparecido en la ciudad y piden a gritos relaciones que den fruto.

Seguro que dotar de herramientas federadas la conversación y el comunal(vía gnusocial-blogosfera), a nuestro radio de acción puede favorecer sin duda un nuevo paradigma. Y creo que lo primero que hay que pensar es en cómo producimos contextos, cómo alineamos engranajes, y que mejor que pensarlo aplicando la lógica de grupos de aprendizaje en el entorno de una escola d'estiu, tal como hace communia en cada verano: Se nos ocurre unos talleres de gestión de comunidades distribuidas (Distributed Community Manager) eso es como estructurar tu red distribuida de conocimiento para la generación de contexto más allá de las cifras y los ránkings. 

Volviendo al manifiesto me queda una duda que tal vez queda fuera del enfoque ¿Qué es lo que ocurre cuando la competencia entre sistemas pasa a ser confrontación? tal como pasó con el impuesto al sol, o cuando apareció el cánon aede u otras patentes de corso entregadas. Cuando se sepultan prácticas sobre las que se construyen comunidades a golpe de regulaciones, también se inyecta ese miedo que paraliza y que ciega, que a la larga deja tocada de muerte la experiencia comunal al vaciarla de contenido. Creo que obviar esta parte debilita capacidad de reacción ante las "desamortizaciones" y merma el (futuro) cuidado de las comunidades que habitamos, sin duda nuevos cercamientos van a ocurrir.

Tags P2p Futur Economia directe comunitarisme Procomú

La XIP presenta el llibre Programari lliure i de codi obert – Societat lliure i govern obert

Planet Communia - 13 Juny, 2016 - 09:06
La XIP presenta el llibre Programari lliure i de codi obert – Societat lliure i govern obert kinta Mon, 06/13/2016 - 09:06

Fa un temps els companys/es de la XIP ens van demanar que communia col·laborés fent  un article sobre què passa quan compartim coneixement, amb la idea de publicar-lo en el llibre Programari lliure i de codi obert - Societat lliure i govern obert. Divendres el van presentar:

  • El llibre consta de 24 articles escrits per experts de diferents àmbits, més enllà del tecnològic (societat, ensenyament, administració, empresa)

  • La presentació ha tingut lloc a la Secretaria de Transparència i Govern Obert, de la Generalitat de Catalunya

  • L'Administració pública hauria d'entendre els beneficis de treballar amb programari lliure, establir una política TIC que el tingui en compte i integrar-lo com a una peça més de l'ecosistema govern obert

La Xarxa d’Innovació Pública (XIP) va presentar divendres passat, dia 10 de juny, a la Secretaria de Transparència i Govern Obert de la Generalitat de Catalunya, el llibre Programari lliure i de codi obert - Societat lliure i govern obert, un recull de 24 articles escrits per experts de diferents camps que ens donen una visió de 360 graus sobre què és en realitat el programari lliure i de codi obert (free and open source software - FOSS) i com avui en dia està transformant el nostre món i apoderant-nos com a individus, com a col·lectius i com a societat.

Dins el nou i emergent ecosistema de les tecnologies de la informació i la comunicació (TIC), el programari lliure ha trobat les condicions ideals per desenvolupar-se ràpidament i assolir la maduresa. Sense que ens n’haguem adonat, el FOSS ha arribat a nosaltres: al nostre telèfon mòbil, donant-nos serveis al núvol o com a motor dels servidors que possibiliten el web. Mentrestant, la majoria de nosaltres poc o res en sabem d’ell o seguim ancorats en el clixé de fa 20 anys: programadors barbuts picant coses incomprensibles, “gratis però poc usable”, coses de techies….

Avui dia, grans repositoris en línia ens permeten accedir al codi obert, i ens conviden a reutilitzar, modificar, millorar, adaptar i instal·lar programes existents aportats per grans comunitats universals d’usuaris. Sorprenentment, bona part d’aquest codi és aportat per corporacions empresarials i governs d’arreu del món.

Programadors, col·lectius, organitzacions, petites i grans empreses i administracions d’arreu del món han trobat en el FOSS la base que els permet desenvolupar, sense haver de partir de zero, les seves aplicacions. A més, han entès que obrir el codi que ells mateixos generen repercuteix en el benefici propi i del conjunt de la societat.

El llibre ens permet entendre els beneficis i les noves possibilitats que treballar amb programari lliure ens dóna com a societat i busca que les nostres administracions s’adonin de l’enorme potencial i els avantatges de treballar sobre aquesta base i que entenguin el programari lliure com a part essencial de l’ecosistema de govern obert que perseguim.

Els articles que conté el llibre aclareixen falses idees, ja que el programari lliure ens dóna l’oportunitat d’ampliar el ventall de gent que estarà interessada en el mateix projecte, afavoreix ampliar qualsevol projecte (escalabilitat, replicabilitat i interoperabilitat), democratitza la distribució del coneixement que la pròpia massa social genera i, al cap i a la fi, aporta una riquesa més distribuïda en el territori on impacta.

Què és la XIP?
Les organitzacions estan transformant la seva activitat i raó de ser pel profund canvi de paradigma social i econòmic que estem vivint. L’Administració no n’ha de quedar al marge. Per avançar en aquesta direcció, un grup de professionals ens vam decidir a organitzar-nos al voltant de la Xarxa d’Innovació Pública (XIP), per tal de compartir projectes i bones pràctiques, coneixement, notícies i aprendre plegats i, al mateix temps, millorar i idear nous serveis amb els altres actors públics (ciutadania, proveïdors…).

Podeu descarregar-vos el llibre des d’aquest enllaç .

Adjunts /sites/default/files/FOSS.pdf Tags Open Source GNU/Linux P2p Administració Pública

Directiva contra el Terrorismo: El Parlamento Europeo contra nuestras libertades

X.net - 11 Juny, 2016 - 13:15

Este miércoles día 15, la Comisión de Libertades Civiles de la Unión Europea vota la Directiva Europea contra el Terrorismo, que ha acabado siendo una excusa para recortar nuestros derechos.

Y nosotros sin enterarnos, ¿verdad?

Nos preguntamos qué hacen los eurodiputados de los partidos  alternativos al PPSOE – que promueven la directiva – para que tenga que  ser la sociedad civil quien de la alerta ante este tipo de peligros.

Tan grave es la amenaza para nuestros derechos y libertades que decidimos publicar aquí el análisis que hacen nuestros compañeros de la Quadrature Du Net del texto que se votará el miércoles.

Una vez traducido el análisis nos golpeó la noticia de la masacre de Orlando. Creemos que es el momento de no dejarse manipular y de pensar con la cabeza fría exigiendo a nuestros políticos medidas serias contra el terrorismo en lugar de medidas oportunistas que buscan un internet y una ciudadanía más vigilados y menos seguros.

La vergonzosa reacción de políticos como Donald Trump aprovechando la masacre para pedir “más vigilancia” nos han convencido de la necesidad de publicar esta reflexión también en español.

https://twitter.com/realDonaldTrump/status/742034549232766976

Pedimos a la ciudadanía y a los medios que nos ayuden a difundir la información  y a vigilar que una vez más que el Europarlamento – por ignorancia o  por intención – no traicione a los ciudadanos.

Seguimos.

Directiva contra el Terrorismo: El Parlamento Europeo contra nuestras libertades

Original: Directive on Terrorism: The European Parliament against our freedoms (fr)
Muchas gracias por la tradución a Sara
 
Lejos del interés mediático en Francia y en Europa, en estos momentos se está debatiendo en el Parlamento Europeo una propuesta de Directiva sobre el terrorismo, que se votará en la comisión LIBE el próximo 15 de junio. Esta Directiva pretende encuadrar las políticas y leyes anti-terroristas existentes y futuras en Europa y tiene una gran importancia para el ejercicio de los derechos fundamentales de la ciudadanía europea. Sin embargo, los debates y negociaciones en curso hacen temer que las libertades salgan perjudicadas y que las medidas que atentan contra los derechos se alineen con las políticas de censura y vigilancia, especialmente con respecto a Internet. Los eurodiputados tienen que retomar las riendas y reforzar las garantías para los ciudadano europeos.

La Comisión Europea presentó la propuesta de Directiva sobre el terrorismo en diciembre de 2015. En un principio, pretendía establecer definiciones comunes y un marco armonizado para facilitar la cooperación internacional en la lucha contra el terrorismo, contra la financiación del terrorismo y la ayuda a las víctimas. Poco a poco, el texto se fue haciendo más restrictivo bajo los auspicios de la ponente Monika Hohlmeier (PPE – DE [1]) y del apoyo (o la presión) de los gobiernos (en particular, el francés). Este texto sobre la lucha anti-terrorista que se aplicará en todos los países de la Unión Europea ha ido recogiendo todos los elementos negativos que La Quadrature du Net viene denunciando en Francia desde hace dos años: censura de los sitios web, ataques contra el cifrado y la vida privada, fuerte vigilancia digital y ausencia de garantías para los derechos fundamentales.

 

¿En qué situación se encuentra actualmente el debate en el Parlamento Europeo?

La Comisión de Libertades Civiles (LIBE) votará el texto el próximo 15 de junio. Este voto es especialmente importante, porque determinará la forma casi definitiva del texto. Tal y como están las cosas, el equilibrio de fuerzas políticas perjudica a las libertades fundamentales:

  • La ponente Monika Hohlmeier (PPE – DE) defiende desde el principio una línea dura, y continuamente intenta incrementar las medidas de vigilancia y censura;
  • El centro-izquierda (S&D, Social Demócratas), representado por la ponente alternativa Caterina Chinnici (S&D – IT), mantiene una postura de “esperar a ver qué pasa”. Además, Francia hace presión sobre sus eurodiputados socialistas para que apoyen todas las propuestas que emanan de la derecha, y está claro que la ponente de este grupo no tiene especial intención de oponerse a los graves abusos contra los derechos presentes en el texto actual;
  • Los centristas (ALDE, Alianza de los Demócratas y Liberales por Europa) tienen una larga tradición de defensa de los derechos fundamentales en el Parlamento Europeo. Sin embargo, el ponente para este grupo Petr Jezek (checo) se está quedando demasiado al margen y debería implicarse más contra la alianza securitaria del PPE – S&D;
  • La ponente de los Verdes (Verdes/ALE) es la francesa Eva Joly, quien se opuso vehementemente a la ley nacional de vigilancia en Francia. También el grupo de los Verdes tiende tradicionalmente a oponerse a la vigilancia y a todo abuso contra la libertad de expresión en general. Desgraciadamente, Joly está mostrando en este momento un comportamiento completamente desacertado ya que no se está pronunciando contra las peores propuestas, así que es esencial que su grupo político recupere el control de la posición de los Verdes;
  • Solamente la alemana Cornelia Ernst (GUE/GVN, Izquierda Unitaria Europea) se ha implicado claramente contra los excesos del documento, y se posiciona explícitamente por la defensa de los derechos fundamentales.

La situación se encuentra en un momento muy delicado: la presión moral y mediática del riesgo terrorista unida a la presión de algunos gobiernos (en particular, Francia) para que la Directiva justifique sus propias medidas legislativas, están haciendo que el texto en preparación sea una especie de sombrilla legislativa demasiado grande y demasiado poco protectora, poniendo en el punto de mira de nuevo a Internet y a los derechos fundamentales.

 

¿En qué medidas se centra La Quadrature du Net con respecto a esta propuesta de Directiva?

La Quadrature du Net se ha centrado en analizar las enmiendas transaccionales[2] que están siendo debatidas actualmente y que conciernen los derechos fundamentales en Internet y en las comunicaciones digitales. Así pues, esto no concierne la totalidad de la Directiva.

Sobre los abusos a la libertad de expresión

La enmienda transaccional #6 (para el considerando 7 y para el artículo 14a) tiene como objetivo establecer “toda medida necesaria” para suspender o bloquear el acceso a páginas web que incitan públicamente a cometer actos terroristas. Así, hace explícitamente posible el bloqueo de sitios web, lo cual atenta gravemente contra la libertad de expresión y contra el derecho a la información. Sin embargo, esta medida no es realmente eficaz contra la propaganda terrorista, como lo demuestra el caso francés, que implementó esta medida a nivel nacional hace 18 meses. El texto de la enmienda tampoco prevé ninguna garantía de recurso judicial ni de control de la censura por un juez, lo cual se asemeja al marco legislativo creado en Francia. Los otros países europeos tendrán que aceptar esta directiva e implementar estas medidas, cayendo en el mismo error que ese país: censura opaca, sin garantías y sin apenas resultados.

Y no contentos con promocionar este tipo de censura (que de momento sigue siendo sólo una excepción, en Francia) por toda Europa, los eurodiputados proponen también atribuir responsabilidad penal a las compañías que no cooperen con respecto a la eliminación de contenidos y bloqueo de sitios web [3]. En las versiones más recientes del documento se pide simplemente que los sitios web retiren cualquier contenido “a la carta”, sin ninguna garantía y bajo pena de ser impugnados. Esto supone una destrucción en toda regla del frágil equilibrio entre la responsabilidad de los contenidos en línea y los derechos fundamentales [4].

Sobre el cifrado y las pruebas electrónicas

La enmienda transaccional #10 incluiría un considerando 15b, sobre la cooperación entre estados miembros, Eurojust y Europol con el objetivo de recoger, compartir y aceptar las pruebas electrónicas [5]. Es decir, que la cooperación entre estos actores se aplicaría a las investigaciones y la vigilancia ejercida sobre las redes. Sin embargo, el texto es muy ambiguo. Si bien la cooperación internacional es algo positivo, el documento tal y como está ahora queda muy incierto. Las enmiendas que propuso la ponente al comienzo de los debates mencionaban explícitamente como obstáculos a las investigaciones a Tor, los VPN (red privada virtual) y otras herramientas que protegen la vida privada. Actualmente ya no se hace mención directa a estos instrumentos, pero aun así se teme que sean víctimas de disposiciones perjudiciales en el futuro. Como mínimo, estas disposiciones tendrían que acompañarse de definiciones claras del derecho a la vida privada y del derecho de secreto de las comunicaciones electrónicas, y también habría que hacer hincapié en el derecho de cifrado, el derecho al anonimato, y el derecho a usar seudónimos (ver la propuesta de La Quadrature du Net sobre la vigilancia).

Sobre los conceptos de “ayuda” y “complicidad”

La enmienda transaccional #4 concierne la ayuda y la complicidad para cometer crímenes terroristas. En concreto, el considerando 11 y el artículo 16 no especifican claramente la noción de “intención”, dejando la puerta abierta a interpretaciones demasiado amplias. El hecho de que ciertas herramientas — como las que permiten el cifrado — sean utilizadas por terroristas no puede ser justificación suficiente para considerar cómplices a aquellos que las diseñan y las usan. Es imprescindible que el concepto de “complicidad” quede claramente definido, y que implique que el supuesto cómplice tenga la intención de ayudar a alguien directamente responsable de un delito. Si no, ¿qué pasaría con alguien que pusiera en línea un sistema de chat cifrado a disposición de todxs? ¿Qué responsabilidad se le atribuiría a un servicio como Tor?


[1] Eurodiputada alemana, del Partido Popular Europeo (donde se encuentran los eurodiputados del Partido Popular español).


[2] El proceso es el siguiente: primero, el/la ponente del texto presenta su informe, es decir, las enmiendas que va a someter a voto. Posteriormente, cada eurodiputado puede proponer enmiendas adicionales. A continuación, y después de muchas reuniones a puerta cerrada entre el/la ponente principal y lxs ponentes alternativxs (llamados “shadow rapporteurs”), el/la ponente presenta las enmiendas llamadas “de compromiso” o transaccionales, que son el fruto de negociaciones opacas. La/el ponente y lxs ponentes alternativxs llevarán a cabo varios diálogos. Las diferentes versiones propuestas no son públicas, y el curso de las negociaciones tampoco lo es, lo cual deja la puerta abierta a chanchullos antidemocráticos.


[3] Esta disposición ya había sido propuesta por la francesa Rachida Dati (del PPE) cuando preparó su informe sobre el terrorismo, que fue adoptado por el Parlamento europeo el 3 de noviembre 2015.


[4] Hay que tener en cuenta que la Defensora del Pueblo Europeo, Emily O’Reilly, ha expresado abiertamente su preocupación por la opacidad de las discusiones entre los gobiernos, EUROPOL y las grandes compañías de Internet que tienen lugar en el Foro de Internet, donde definen las reglas de la lucha contra el discurso de odio, fuera de todo marco legal y sin la presencia de representantes de la sociedad civil, como también lo ha denunciado EDRi


[5] Según la ley francesa, una prueba escrita queda definida como el resultado “de una serie de letras, caracteres, cifras o cualquier otro signo o símbolo que tengan un significado inteligible, independientemente de su soporte o método de transmisión”. Se usa una prueba para demostrar la validez de un acuerdo, de una acusación, etc. La prueba escrita incluye una prueba electrónica.

Categories: Notícies

Taller sobre 'Ginecología Activa: Naturaleza Cíclica'

La Pantera Rossa - 10 Juny, 2016 - 13:59
Organiza:  Lia Lez Sáb, 11/06/2016 - 17:00 - 21:00 Lugar: 

La Pantera Rossa

Libro referenciado:  EL TESORO DE LILITH Libro referenciado:  LUNA ROJA Libro referenciado:  MAMÁ ME HA VENIDO LA REGLA

El sábado 11 de junio, de 19:00 a 21:00 horas, Lia Lez te ofrece en La Pantera Rossa a su taller de "Ginecología Activa: Naturaleza Cíclica". Si eres una mujer con fuertes dolores menstruales, irregularidad cíclica, fuertes cambios emocionales y de humor o simplemente quieres conocer más sobre el potencial de tu ciclo menstrual.

no poner en la portada

leer más

Categories: Notícies
Contingut sindicat