Informacio útil

Participa

Grups

Communia 15 posts El Cafè del Candela 106 posts Espai Gastronòmic Terrassenc 15 posts
Guifi.net Terrassa 10 posts L'Embarral 16 posts La Cooperativa 17 posts
Synusia 219 posts Tallers 47 posts Videodrome 84 posts

Agregador de canals

Absueltas las 4 compañeras en el juicio por Pez 21

Patio Maravillas - 29 Juliol, 2016 - 18:35
El pasado 3 de junio el Patio Maravillas se enfrentó a un juicio por usurpación del edificio sito en la calle Pez 21. El supuesto por el que se nos juzgaba era el de usurpación de tipo 2 (Permanecer en el edificio contra la voluntad del propietario del mismo) y se juzgaba a cuatro compañeras del Patio que se habían […]
Categories: Notícies

Libros a la sombra del verano. Recomendamos...

La Pantera Rossa - 21 Juliol, 2016 - 22:58
Fecha:  Jue, 21/07/2016

El verano, las vacaciones, la bendita pereza, el sosiego, tiempo, mucho tieeeeempo, por fin… Gran ocasión, para quienes puedan y quieran disfrutarlo, de refugiarse a la sombra, a leer buenos libros. Os recomendamos un buen puñado, de tantos a la vista en nuestra librería, que resoplan estos días azules en La Pantera Rossa. Libros refrescantes, sensibles, conscientes y, desde luego, entretenidos.

leer más

Categories: Notícies

#Audios: Revoluciones y producción del común. ¿Del Estado neoliberal al Estado comunal?

Fundacion de los comunes - 19 Juliol, 2016 - 21:10

Os dejamos con todos los audios del curso de La Hidra Cooperativa: Revoluciones y producción del común: ¿Del Estado neoliberal al Estado comunal?. (Casi todas las sesiones son en catalán.)

PRESENTACIÓN

Desde la Transición hasta aquí, la cuestión del Estado había quedado progresivamente arrinconada en los discursos de cambio. Hoy, desde que las opciones institucionales han cobrado importancia vuelve a ser imprescindible su discusión. “Aparato burgués que reproduce la dominación de clase”, “producto de las relaciones sociales del capital”, “órgano de regulación social a través del mercado”, “garante de derechos sociales”, todas estas han sido formas de describirlo a lo largo de la historia. Pero hace falta afinar los análisis para adecuarlos a las nuevas realidades y a las actuales necesidades de intervención política.

El Estado ha sido analizado como problema y como solución. Y ha sido ambos. No es el mismo Estado el que acompañó la fundación del capitalismo, que el que dio lugar a los pactos entre capital y trabajo tras la Segunda Guerra Mundial, ni el Estado postcapitalista –todavía por inventar– tendrá la misma forma que el neoliberal. Como producto histórico que es, no se puede hablar de él sin tener en cuentra el momento y el territorio en el que toma forma. En los momentos revolucionarios, el Estado, más que desaparecer, ha sido reimaginado, rediseñado y reorientado. ¿Qué es hoy el Estado? ¿Qué Estado es deseable? ¿Qué revoluciones necesitamos para qué intituciones? ¿Es posible un Estado que garantice el bien común o el mejor Estado es el que alumbra su propia disolución?

Frente a la brutal desposesión social que produce el neoliberalismo, surgen nuevas propuestas de toma del Estado o su rediseño a partir de prácticas comunitarias y cooperativas. La necesidad de detener los ataques a la vida que impone el actual el régimen capitalista en su versión neoliberal exige un cambio institucional radical. Las respuestas políticas que hay sobre la mesa son múltiples y se mueven en diferentes escalas: la conquista de la arquitectura estatal en su dimensión europea, la constitución de un nuevo Estado en el sur de Europa, la producción de una red de municipalismos por el cambio, la construcción de ecosistemas cooperativos desde los barrios, la reorganización de lo común a partir del conflicto vida-capital. Estas hipótesis en ocasiones se confrontan y en otras son compatibles entre sí, pero conviven en una misma coyuntura que todo el mundo percibe como histórica. 

En este curso queremos pensar todas estas cuestiones a partir de estas preguntas y otras que seamos capaces de formular entre todas: ¿Cómo rebasar las líneas de contención del Estado capitalista? ¿Tomar las instituciones es tomar el Estado? ¿Qué nuevas formas de institucionalidad y de producción del común podemos imaginar y cómo imponerlas? ¿Cuáles ya se están produciendo? ¿Cómo hacerlas escalar?

PROGRAMA DEL CURSO

1. El Estado y la revolución, hoy | 16 de junio I Castellano

El Estado ha sido el principio y fin de la izquierda del siglo XX. Tomar el Estado resultaba equivalente a tomar el control de los mandos del cambio social. Sin necesidad de repetir las deficiencias del estadocentrismo de la izquierda y de los repetidos fracasos que desde la revolución bolchevique hasta los procesos de liberación nacional ha venido cosechando la “toma del Estado”, ¿qué podemos recuperar de esta política de «asalto a los cielos» para el siglo XXI? Cualquiera que sea la respuesta tendrá que partir, no obstante, de lo que es el Estado hoy en día: un conjunto de instituciones fragmentadas, cuya unidad y soberanía parece hoy cada vez más precaria ante el ascenso de poderes y formas de organización supra y extraestatales.

2. Cooperativismo para un gobierno de lo común | 22 de junio I Catalán

Si la democracia la entendemos como un movimiento para distribuir el poder social, político y económico, deberíamos pensar que no hay justicia e igualdad garantizada, sino que hay procesos de democratización frente a las actuales prácticas de reversión de las conquistas democráticas. Los movimientos populares, las redes producidas desde abajo y las luchas de los sin poder permiten sostener la democracia real, no quien gobierna el Estado. Históricamente, no solo han existido movimientos de resistencia y defensa de los derechos democráticos, sino también movimientos para producir instituciones comunitarias y cooperativas. Las redes de autogobierno, de colectivización de los medios de producción, de cooperativismo en los ámbitos productivos, han sido y son vivos ejemplos que han construido la historia de Barcelona.

La mercantilización y, no hay que olvidarlo, la estatalización, han sido malos compañeros de esas prácticas de producción autónoma gestadas desde comunidades que no solo han defendido, sino que han producido otras institucionalidades públicas posibles. ¿Qué papel toma el cooperativismo frente a los procesos de neoliberalización urbana? ¿Cómo se imbrican las prácticas cooperativas de escala local en una realidad de escala continental?

3. La reorganización de lo común a partir del conflicto vida-capital | 30 de junio I Catalán

Desde la década de 1970, la economía feminista ha realizado críticas a los planteamientos de la economía, tanto a la clásica, como a la socialdemócrata e incluso a la más ortodoxamente marxista. Todas las tareas de reproducción social quedaban  lejos de esos enfoques, no solo por confinar el trabajo de cuidados fuera de los ámbitos productivos, sino por tener una visión limitada  respecto hasta donde debía llegar el brazo social del Estado. Muchas de las críticas al austericidio neoliberal, se siguen lanzando desde el conflicto capital-trabajo. Críticas que olvidan que nuestro sostén  material está directamente relacionado con el conflicto entre la lógica del beneficio y la de la vida, con todas aquellas condiciones y tareas que hacen la vida posible y padecen los ataques de la mercantilización del todo social.

¿Cómo  pensar una arquitectura institucional pública producida a partir del  conflicto capital-vida? ¿Qué papel podrían tomar en esa nueva realidad  institucional experiencias como los espacios colectivos de cuidados? ¿Cómo potenciar prácticas de colectivización de la producción y  la reproducción sin que eso sea una excusa para dejar espacio al mercado? ¿Es posible y deseable un Estado comunal?

4. La independencia de Catalunya en un capitalismo ingestionable: ¿Conquistar el Estado para acabar con él? | 7 de julio I Catalán

El Estado no es un lugar físico –el Parlamento, el Congreso— ni una categoría profesional–los jueces, los políticos–, ni un lugar geográfico –el Estado español, la República Catalana–. Si entendemos el Estado como lo hace Poulantzas, como una cristalización de las relaciones sociales propias del capital que le permite reproducirse de forma ampliada, podremos ir más allá del esclerótico esquema mecánico según el cual la toma del poder precede a la transformación social, y en el caso que nos ocupa, también a la independencia y la soberanía popular.

Hemos de ser conscientes de que las relaciones sociales que definen las funciones del Estado se articulan en diferentes escalas institucionales. Con este marco ¿se puede seguir defendiendo la conquista del Estado? ¿Qué significa ser independiente en la actual fase de reestructuración del capitalismo postcrisis? ¿Qué ha de plantear el Procés para llamarse realmente soberanista aquí y ahora?

5. Debate: Más allá del Estado-nación. Entre Europa y el municipalismo| 14 de julio I Catalán

Lo que está sucediendo en España y Cataluña no es sino una revuelta provincial. Sin negar que existan oligarquías y burguesías nacionales y locales e incluso intereses nacionales, a día de hoy, el gobierno es un gobierno europeo y las instancias de poder económico están localizadas en una escala situada más allá del Estado-nación. Por tanto, no es posible pensar una transformación que implique una reordenación institucional y del poder en el Estado Español o Cataluña, sin confrontar el ordenamiento europeo salido de Maastrich. Una incipiente red de candidaturas municipalistas ha impugnado –por lo menos en términos simbólicos– determinadas políticas europeas como el vergonzoso trato dado a los refugiados o el intento de aprobación en secreto del Tratado de Libre Comercio e Inversión (TTIP).

El reto presente de las llamadas “ciudades del cambio” reside en ser capaces también de proponer nuevas instituciones de producción del común y de redistribución del poder político y económico metropolitano. ¿Cómo pensar desde los municipalismos la transfomación europea en clave verdaderamente democrática? ¿Qué papel tendría el municipio como instancia capaz de proponer nueva institucionalidad superadora de la democracia representativa? ¿Qué posibilidades políticas inaugura esto para un federalismo radical en el continente?

Categories: Notícies

Charla 'La represión del movimiento antifascista en las calles: el caso de los 10 de Zaragoza'

La Pantera Rossa - 19 Juliol, 2016 - 19:31
Organiza:  Iniciativa Comunista de Zaragoza

http://iniciativacomunista.org/index.php

Sáb, 23/07/2016 - 20:00 - 21:00 Lugar: 

La Pantera Rossa

Libro referenciado:  PROTESTA DEMOCRÁTICA Y DEMOCRACIA ANTIPROTESTA Libro referenciado:  BURORREPRESIÓN Libro referenciado:  ENCLAVES DE RIESGO Libro referenciado:  LA BESTIA SIN BOZAL

El sábado 23 de julio a las 20 horas en La Pantera Rossa, tendrá lugar la charla: "La represión del movimiento antifascista en las calles: el caso de los 10 de Zaragoza", organizada por Iniciativa Comunista de Zaragoza. Participará en la charla la abogada defensora de las personas encausadas y uno de las diez personas antifascistas detenidas.

no poner en la portada Materia:  VIGILAR Y CASTIGAR

leer más

Categories: Notícies

Por qué es importante que hoy defiendas la neutralidad de la red en Europa

X.net - 18 Juliol, 2016 - 06:18
img.youtube-thumb{top:0 !important}

La neutralidad de la red es el principio por el que todo el tráfico de Internet es tratado por igual, sin bloqueos y sin que se ralenticen o prioricen ciertos datos. Es esencial para la libertad de expresión e información, para la competencia online y la innovación.

La consulta se ha cerrado a las 14h de hoy.
Mas de medio millón de ciudadanos han lanzado un mensaje alto y claro: ¡queremos un Internet libre, abierto y neutral!

 
El Parlamento Europeo adoptó el pasado 25 de octubre de 2015 el “Reglamento del Mercado Único de las Comunicaciones” [1] que contiene las normas de neutralidad de la red en Europa. El Organismo de Reguladores Europeos de las Comunicaciones Electrónicas (BEREC) debe redactar las directrices de implementación de esta ley en los estados miembro. Durante todo este proceso el BEREC está siendo intensamente presionado por el lobby corporativo de las telecomunicaciones. El pasado 6 de junio el BEREC publicó el borrador de dichas directrices [2] y abrió una consulta pública para recoger sugerencias de como mejorarlo.

En Barcelona, Xnet hemos llevado el debate a la calle proyectado en la fachada de las oficinas de Telefónica mensajes pro-neutralidad de la red.
 

Ver fotos de la acción

 
Hoy 18 de julio, es la última oportunidad que tenemos ciudadanía y empresas innovadoras de contrabalancear el proceso en favor de la neutralidad de la red.

Xnet junto a otras organizaciones en defensa de los derechos digitales dentro de la coalición Save the Internet, hemos puesto a punto una herramienta para facilitar la participación en la consulta que marcará un antes y un después en el futuro de Internet.
 

 
Más de 450.000 personas y sumando ya han enviado su comentario, llevando la participación a un nivel sin precedentes en la historia del BEREC. El objetivo de la campaña es llegar a 500.000 antes de que acabe el día.

Tim Berners-Lee, el padre mismo de la World Wide Web, ha instado recientemente a que se tomen las medidas necesarias para proteger la neutralidad de la red y el Internet abierto en Europa, en su carta abierta junto a los profesores Larry Lessig & Barbara van Schewick.

 

Las 3 amenazas a la neutralidad de la red que hay que corregir (o sus consecuencias)

 
1. «Zero Rating» o Tasa Cero.
Es una práctica comercial en la que los datos descargados de ciertas aplicaciones o servicios no se contabilizan en el límite mensual de descarga del cliente. Parece así que la compañía esté ofreciendo descuentos, pero al mismo tiempo esto le da mucho poder sobre qué aplicaciones o servicios utilizará el usuario, y obviamente lo dirigirá hacia los servicios propios o de sus socios, perjudicando las nuevas empresas o las más pequeñas y limitando la innovación.

A pesar de que ahora ofertas a Tasa Cero de Twitter o Facebook suenen atractivas, si este tipo de ofertas su hubiera popularizado hace unos, por ejemplo en 2003, ni Twitter, ni Facebook (ni Periscope, Whatsapp, Sanpchat…) se hubieran popularizado y MySpace, que hoy en día tiene pocos usuarios en comparación, sería la red social dominante y hegemónica.

Esta práctica da incentivo a las proveedoras de Internet para mantener los límites de datos bajos, perjudicando así a los usuarios que acaban dependiendo de las ofertas Tase Cero para no pasar de su límite mensual.

Es difícil que los consumidores perciban que algo que es gratuito es perjudicial para ellos y para el ecosistema de Internet. Por esa razón el BEREC debe prohibir de manera clara este tipo de ofertas antes de que distorsionen los mercados.

Voz Digital de Tuenti Movil
Tuenti movil (comprado por Telefonica-Movistar) ofrece a Tasa Cero su servicio de llamadas de voz a través de internet “Voz Digital” mientras que otros servicios de VOIP como por ejemplo Skype o por Whatsapp sí que consumen límite de datos. Es una clara discriminación y una interferencia en la libertad de elección del usuario.

 
2. Gestión del Tráfico.
La gestión del tráfico permite a los proveedores de Internet gestionar el tráfico de datos a través de sus redes. Si la red está atascada temporalmente, el ancho de banda disponible debe ser utilizado tan eficientemente como sea posible. Se puede dar prioridad a ciertas comunicaciones respecto a otras.

Pero, ¿qué pasa si tu proveedor le da prioridad a una plataforma de video o canal de televisión que no quieres usar, y te deja incapaz de utilizar tu plataforma o canal favorito? ¿Qué pasa si el proveedor argumenta que la red está saturada, y mantiene lentos los servicios que deseas utilizar?

El caso Netflix vs Movistar
Los clientes de Movistar y suscriptores de Netflix están sufriendo una baja calidad de su servicio en horas puntas. Movistar argumenta que la demanda de tráfico de los usuarios de Netflix satura sus redes.

El gráfico a continuación muestra la velocidad con la que Netflix puede distribuir sus contenidos a través de los distintos proveedores de nuestro país. Salta a la vista que mientras todas son comparables, la velocidad proporcionada por Movistar es un 25% o más inferior a la del resto.
 

 
El problema en las redes de Movistar se resume básicamente en dos conceptos, posición monopolística y conflicto de intereses.

Telfónica/Movistar es proveedor de acceso a Internet y a la vez proveedor de contenidos, concretamente de Movistar+, plataforma de televisión online. Obviamente es muy tentador para Movistar, que a la vez controla las redes, ralentizar sus competidores directos como Netflix.

Mientras Netflix ha podido llegar a acuerdos con todos los proveedores para distribuir sus contenidos a velocidad suficiente, Movistar está aprovechando su posición mayoritaria en el mercado con un 44% de clientes para exigirle a Netflix un pago compensatorio por el uso de sus redes, a lo que Netflix se niega.
 

3. Servicios Especializados.
Un “servicio especializado” es un servicio que se ejecuta en la misma red que el Internet normal, pero que necesita ser tratado de manera diferente, por ejemplo, para tener una velocidad o calidad garantizada.
 

 
Por ejemplo, si un médico desea utilizar una aplicación de telemedicina para llevar a cabo un procedimiento, la conexión debe tener una velocidad y fiabilidad garantizada. Tales servicios pueden no funcionar de manera lo suficientemente fiable a través de Internet. Para asegurarse de que la vida del paciente no se pone en riesgo, la conexión debe recibir la categoría de “servicio especializado”. A efectos prácticos, los servicios especializados, como un procedimiento de telemedicina, no tienen nada que ver con Internet. Se trata de servicios que, a pesar de utilizar la misma tecnología, no pueden ser parte de la Internet global.

Por otra parte, ningún servicio que exista online ahora o en el futuro, como por ejemplo una plataforma para compartir vídeos como Youtube, debe poder ser calificado como “servicio especializado”. ¿Por qué? Debido a que esto simplemente le daría un trato preferencial a una plataforma (como YouTube), por delante de otras plataformas competidoras (por ejemplo, Vimeo, Dailymotion).

La condición de “servicio especializado” debe ser objetiva y estrictamente necesaria (y ratificado de manera independiente) para la funcionalidad del servicio. De lo contrario se trataría de una vía rápida de pago discriminatoria.

 

Desmontando el Manifiesto5G de las Telecos

 
El pasado miércoles, las 17 compañías de telecomunicaciones más grandes de Europa publicaron (generando un fuerte efecto Streisand en redes) su Manifiesto 5G, en el que presionan al BEREC por unas directrices más laxas. Amenazan con no invertir en la próxima generación de redes móviles 5G, de lo contrario.

El comisario Oettinger decidió publicar dicho manifiesto en la web de la Comisión europea e incluso compartiéndolo en Twitter, haciendo alarde de la influencia que el lobby de las telecomunicaciones ejerce sobre él e interfiriendo en el papel independiente del BEREC.

Una neutralidad de la red fuerte mantiene competitivo el ecosistema de internet y promueve la innovación y la inversión en infraestructuras. El Manifiesto 5G aspira a crear un doble mercado en favor de los proveedores de Internet que perjudicaría tanto a usuarios consumidores como a proveedores de contenido y servicios. – Alfa Sánchez, Xnet

A continuación nuestra respuesta a las afirmaciónes del manifiesto:

  • Contrariamente a lo que argumenta el manifesto, y como podemos comprobar en el ejemplo de Verizon en EEUU, reglas fuertes de neutralidad de la red incentivan la inversión en infraestructuras por parte de las empresas de telecomunicaciones. Por el contrario, permitir a los proveedores de Internet el uso de técnicas invasivas de gestión del tráfico, mediante discriminaciones técnicas o económicas como los “Servicios Especializados” o el “Zero Rating”, les incentiva a no invertir en sus redes ya que les es más beneficioso sacar provecho de esas vías privilegiadas.
  • La propuesta de despliegue vertical de las redes 5G, en el que el proveedor de Internet tiene la capacidad de conceder privilegios a cierto tráfico, crearía un doble mercado en el que podría beneficiarse a la vez de los usuarios y de los proveedores de contenido y servicios a cambio de esos privilegios. Para que no haya discriminación y los conflictos de intereses infraestructura de red y contenidos no pueden estar en las mismas manos.
  • La afirmación de la implementación vertical es necesaria para que los usuarios no carguen con el peso de pagar la inversión es engañosa. Nada impide que las empresas verticales con las que hayan implementado las redes 5G acaben traspasando la factura final a los usuarios.
  • Finalmente, Las redes 5G pueden ser desplegadas de manera efectiva de acuerdo con las reglas de gestión agnóstica del tráfico de las directrices del BEREC, tal y como ha demostrado Verizon en EEUU bajo reglas equivalentes de la FCC y no son dependientes de la tecnología de “Network Slicing”.

 

 

[1] Reglamento del Mercado Único de las Telecomunicaciones:
http://eur-lex.europa.eu/legal-content/ES/TXT/HTML/?uri=CELEX:32015R2120&from=EN

[2] Borrador de las directrices del BEREC:
https://xnet-x.net/img/BEREC-First-Draft-Guidelines.pdf

Categories: Notícies

Nou cicle de Cinema a la fresca a l’hort

Plantem-nos! - 12 Juliol, 2016 - 21:35
El pròxim Divendres dia 15 a les 20h hem programat un “Cinema a la fresca” i soparet de traje a l’hort. Riurem sense parar amb Peter Sellers  i les seva festa !!!     Feu córrer la veu !!! No oblideu aportar la vostra orgànica, la terra ens ho agrairà !!! US ESPEREM A L’HORT!

OverDose - Mehdi Aben II ~ Ilumnati

La Casa Invisible - 12 Juliol, 2016 - 16:21
31337FileExists
Categories: Notícies

Última oportunidad: participa en la consulta por un Internet neutral y contrarresta el lobby de las telecomunicaciones y su manifiesto 5G

X.net - 11 Juliol, 2016 - 13:39

Con más de 93.000 comentarios y sumando, la consulta abierta por el Organismo de Reguladores Europeos de Comunicaciones Electrónicas (BEREC) para la redacción de las Directrices de neutralidad de la red ha recibido una participación ciudadana sin precedentes.

Canalizando esta preocupación ciudadana por mantener Internet abierto y neutral, Xnet y demás organizaciones dentro de la coalición SaveTheInternet.eu tienen como objetivo superar esta última semana la barrera de las 100.000 contribuciones antes de la fecha límite de 18 de julio.

Desde el otro lado, un asociación de los 17 mayores proveedores de Internet de la UE contraataca la acción ciudadana lanzando su “Manifiesto 5G, en el que presionan al BEREC unas Directrices más laxas y revelan sus futuros planes de negocio basados en un Internet restringido. Más indignante es aún el hecho de que la Comisión Europea haya respaldado el maniftesto, publicándolo en su web y mostrando su inclinación a dejarse influir y trabajar con los grandes lobbies en vez de con y para la ciudadanía.

Sobre la base de argumentos dudosos, afirman que una Internet libre y abierta amenaza a la inversión en nuevas redes 5G. En realidad, toda la evidencia disponible apunta al hecho de que la neutralidad de la red, mediante la prevención de las conductas anticompetitivas, fomenta la inversión en infraestructuras.

Las grandes de las telecomunicaciones se comportan como si les debiéramos un modelo de negocio. El BEREC debe desoír sus presiones para debilitar las Directrices. Internet es, y tiene que ser gestionado, como un bien público. – Alfa Sánchez, Xnet

SaveTheInternet.eu ha luchado por la neutralidad de la red en muchos frentes, y con muchos aliados diferentes. Nuestras acciones incluyen una manifestación, la protesta online ‘EU slowdown’ en la que participaron más de 7000 sitios web, más de 40.000 faxes enviados al Parlamento Europeo y cientos de llamadas telefónicas de los ciudadanos a sus representantes. Organizaciones de la sociedad civil, académicos y empresas de tecnología también han apoyado la causa con cartas abiertas y declaraciones públicas.
 

Categories: Notícies

Proyección Global por Ayotzinapa de 'Mirar Morir. El ejército en la noche de Iguala'

La Pantera Rossa - 9 Juliol, 2016 - 20:14
Organiza:  Día de Acción Global por Ayotzinapa Lun, 26/09/2016 - 19:30 Lugar: 

La Pantera Rossa

"Vivos se los llevaron y vivos los queremos"

no poner en la portada Materia:  VIGILAR Y CASTIGAR

leer más

Categories: Notícies

Presentación del libro 'WORK. capitalismo. economía. resistencia', con CrimethInc. Ex-Workers' Collective

La Pantera Rossa - 9 Juliol, 2016 - 18:32
Mié, 09/11/2016 - 19:30 - 21:30 Lugar: 

La Pantera Rossa

Libro referenciado:  WORK ¿Y si nadie trabajara?

El miércoles 9 de noviembre, a partir de las 19:30 horas, en La Pantera Rossa se presenta el libro "WORK. capitalismo. economía. resistencia" (traducido por Irantzu Piquero) con el colectivo autor procedente de EEUU: CrimethInc. Ex Workers' Collective. Si queremos sobrevivir un siglo más, es necesario que reexaminemos la mitología sobre la que se fundamenta nuestro actual modo de vida.

no poner en la portada Materia:  ECONOMÍA

leer más

Categories: Notícies

Presentación del pemario 'París según las bestias', con Héctor Pintado

La Pantera Rossa - 9 Juliol, 2016 - 17:35
Jue, 15/09/2016 - 19:30 - 21:00 Lugar: 

La Pantera Rossa

"Es inquietante la noche sin planes sin sueños sin luz..."

El jueves 15 de septiembre, a las 19:30 horas, se presenta en la Pantera Rossa el poemario "París según las bestias" con su autor Héctor Pintado. El libro fue ganador del I Premio de Poesía Eclipsados en 2010.

no poner en la portada Materia:  POESÍA

leer más

Categories: Notícies

Charla-presentación del libro 'Hombres, Padres y un hijo'

La Pantera Rossa - 9 Juliol, 2016 - 13:50
Organiza:  Fundación Siloshombreshablasen

http://www.siloshombreshablasen.es/

Jue, 14/07/2016 - 19:00 - 21:00 Lugar: 

La Pantera Rossa

Libro referenciado:  HOMBRES, PADRES Y UN HIJO

El jueves 14 de julio a las 19 horas se presenta en La Pantera Rossa con sus autores el libro “Hombres Padres y un hijo”, dirigido y coordinado por la Fundación Siloshombreshablasen. Una oportunidad para reflexionar de forma crítica y constructiva sobre el modelo de masculinidad en el que hemos crecido.

no poner en la portada Materia:  CRIANZA

leer más

Categories: Notícies

Deltour y Halet, whistleblowers de LuxLeaks, condenados: La injusticia, lo que no hemos perdido y lo que vamos a ganar

X.net - 30 Juny, 2016 - 19:30

Gracias a la enorme movilización y presión ciudadana en apoyo a Antoine Deltour y Raphael Halet, alertadores declarados recientemente culpables por las revelaciones de la trama de evasión fiscal Luxleaks, las condenas, que podían haber llegado hasta los 10 años de prisión, han sido finalmente de 12 meses de prisión en suspenso + 1.500€ de multa y 9 meses de prisión en suspenso + 1.000€ de multa, para Deltour y Halet respectivamente.

El veredicto es, aún así, especialmente indignante, ya que la propia sentencia reconoce que Deltour y Halet actuaron en favor del interés público. Por esta razón, y para evitar que esta resolución injusta pueda sentar precedente, Deltour ya anunciado que apelará la decisión.

Recordemos que ninguna de la firmas involucradas (Amazon, Ikea, Fiat, Pepsi o Apple) en el escándalo ha sido aún procesada.

Este caso pone de relieve la urgente necesidad de legislación específica para la protección de los alertadores / whistleblowers, que los defienda ante el acoso legal corporativo que sufren Deltour y Halet y otros muchos alertadores.

A este respecto, en Xnet hemos elaborado una decálogo para la protección de los alertadores con medidas concretas y estamos haciendo lobby político para que se implementen.

Finalmente, como Xnet y otras organizaciones advertimos a los eurodiputados antes que se aprobara, la Directiva UE de Secretos Comerciales supone una amenza para los whistleblowers, siendo insuficientes las excepciones que contiene. Tanto es así que la misma Directiva se cita específicamente en la sentencia que condena a Deltour y Halet.



Directiva UE de Secretos Comerciales usada contra Deltour y Halet

Todo nuestro agradecimiento y apoyo a Antoine y Raphael por sus luchas.

¡Seguimos!

 

Informaciones prévias:

Directiva de Secretos Comerciales y los grupos políticos que la apoyaron en el Parlamento Europeo:
https://xnet-x.net/ue-aprueba-trade-secrets-contra-alertadores-de-corrupcion/
(Spoiler alert: la mayoría de los que se llenaron la boca en campaña con proteger a los alertadores y luchar contra la corrupción, votaron en cambio a favor de la Directiva)

El papel del ministro Luis de Guindos en #LuxLeaks:
https://xnet-x.net/de-guindos-en-luxleaks/
(Spoiler alert: de Guindos aparece también en nuestra obra “Hazte Banquero” con respecto a su paso por PWC y otras hazañas. ¡No te la pierdas! https://xnet-x.net/hazte-banquero/ )

Categories: Notícies

Taller de Lecturas Feministas: ¿Por qué ser feliz cuando puedes ser normal?

La Pantera Rossa - 30 Juny, 2016 - 11:33
Organiza:  La Pantera Rossa Vie, 16/09/2016 - 19:00 - 21:00 Lugar: 

La Pantera Rossa

Libro referenciado:  POR QUÉ SER FELIZ CUANDO PUEDES SER NORMAL

«Necesitaba palabras porque todas las familias infelices sellan un pacto de silencio. Quien rompa ese silencio jamás será perdonado. Él o ella tendrá que aprender a perdonarse a sí mismo.»
Jeanette Winterson

no poner en la portada Materia:  FEMINISMOS

leer más

Categories: Notícies

Archivado el juicio por la ocupación de Acuerdo 8

Patio Maravillas - 30 Juny, 2016 - 10:42
“Cuanto más oscura es la noche, más cerca está el amanecer”  Hoy jueves 30 el Patio Maravillas ha sido llevado a juicio de nuevo. Esta vez han sido 19 las personas acusadas de usurpación por la recuperación del edificio que fue la primera sede del Patio en la Calle Acuerdo 8. El delito del que […]
Categories: Notícies

Más allá del cooperativismo, más allá de la economía social

Fundacion de los comunes - 29 Juny, 2016 - 18:58

Emmanuel Rodríguez y David Gámez (Traficantes de Sueños)

El cooperativismo ha tenido una tendencia, con larga historia, a considerarse como una realidad (cumplida) de transformación social. La idea podría resumirse como sigue: basta producir de forma cooperativa y democrática, con relaciones horizontales que primen la equidad, la solidaridad, el respeto al medio ambiente y cierta atención al principio «de cada cual según su capacidad a cada cual según su necesidad» para que podamos decir que estamos algo más cerca de un modelo económico alternativo —socialista, comunista se diría hace algún tiempo— a las relaciones de “mercado”, o por hablar con propiedad, a las relaciones capitalistas. Aunque en estricto sentido esta idea es cierta, creemos que carece del necesario rigor a la hora de servir de estímulo a la expansión y politización del cooperativismo, y a la postre como herramienta de transformación. La presunción de “es una alternativa” tiende a encerrar al cooperativismo en una cápsula autosuficiente y limitante de lo que son y para lo que pueden servir estos experimentos de economía alternativa.

Lo que sigue son apenas unas notas a fin de discutir (e incluso definir) una hipótesis política para el movimiento que hoy se organiza en torno a la economía social. El análisis arranca de los límites y problemas de la economía social, lo que llamamos su “déficit de politicidad”, a partir de dos premisas. Una primera que consiste en hacer un mínimo análisis sobre la historia del cooperativismo (mutualismo sería una palabra más apropiada), centrado en dos momentos: el mutualismo obrero que se desarrolla entre mediados del siglo XIX y el primer tercio del XX, y en segundo lugar, el cooperativismo (también obrero) de los años setenta y ochenta. Este desarrollo nos conduce al momento actual, que definimos como una tercera fase en torno a la “economía social”. La segunda premisa se despliega en tensión con las condiciones de desarrollo de la economía social, lo que también con una palabra vieja debemos llamar “economía política”, es decir: las condiciones del mercado actual (globalizado), la regulación “neoliberal” de la organización productiva, los nichos de la economía social y también la relación entre esta y los movimientos de protesta de los que, muchas veces, arranca. A partir de este análisis tratamos de esbozar una hipótesis política, al tiempo que la tratamos de probarla en condiciones concretas.

Algo de historia

Hacia la década de 1830-1840 —llevaba algún tiempo cocinándose— se expande por el continente europeo, y especialmente entre las figuras de un nuevo artesanado cada vez más desprovisto de las condiciones que organizaban su oficio, la idea (entonces de decía en mayúsculas “La Idea”) de la “asociación obrera”. Se trataba de algo sencillo: fomentar la unión de los trabajadores, arrancados de sus viejas tradiciones gremiales, para defender las condiciones de su oficio, pero también para organizar la producción al margen de las condiciones de “competencia” que en aquellos tiempos se consideraban el origen de todos los males obreros: la depresión de los salarios impuesta por los emergentes mercados nacionales e internacionales, las continuas crisis que arruinaban a las empresas y producían el fenómeno del paro, la insolidariad y “soledad” del obrero.

Si se atiende bien, en aquellos tiempos de formación de la clase obrera, sindicato y cooperativa apenas eran distinguibles. La Idea (en mayúsculas) era la “mutualidad obrera”, una asociación-cooperativa de defensa y apoyo mutuo de los obreros, que podían compartir desde la propiedad colectiva de un taller hasta la puesta en marcha de un economato (cooperativa de consumo), pasando por la organización de seguros para viudas, huérfanos, enfermos y lisiados. Ante la total ausencia del Estado, entonces reducido a ser policía, ejército y ley, la asociación obrera se convierte en la “alternativa” para el naciente mundo obrero. Todo el socialismo utópico (Saint Simon, Fourier, Owen) trabajaba para recuperar o negar esta idea de la asociación obrera, para buscar una reconciliación entre capital y trabajo que impidiese la extensión de las condiciones de competencia capitalista. No hace falta recordar aquí la crítica de Marx sobre estos socialismos, acerca de su “falta” de método científico, pero conviene señalar, en cualquier caso, la incapacidad de estos socialistas para reconocer que entre capital y trabajo existía(e) un antagonismo irreconciliable.

De hecho quizás, la transición del socialismo utópico (de carácter reaccionario o burgués) a un socialismo, propiamente obrero, se encuentra en el momento en el que el naciente movimiento obrero toma la idea del mutualismo, como la base de un proyecto político propio. Fue seguramente Proudhom y el primer anarquismo, los que dieron el primer cuerpo teórico y de proyecto “socialista” a esta hipótesis a partir de los principios del mutualismo y el apoyo mutuo: la idea de una “asociación libre de trabajadores, agrupados y libremente federados” en sus respectivos oficios y talleres. Los textos de la Primera Internacional (1864-1976) están trufados de “proudhonismo”, de base mutualista, la autoorganización de los artesanos a partir de sus “asociaciones”, sin apoyo del Estado.

Lo cierto es que la evolución de la economía capitalista (la tercera y cuarta ola de la revolución industrial), posterior a la Comuna de París de 1871 y el fracaso de la Primera Internacional, tendieron a desmentir, o más bien, a hacer cada vez más obsoleta la primitiva idea del mutualismo obrero. Los cambios se produjeron en todos los órdenes. En el desarrollo del capitalismo decimonónico se produjo un nuevo salto en la generalización de la gran industria y una nueva vuelta de tuerca en la proletarización del trabajo. Las nuevas figuras obreras son definitivamente arrancadas de los pequeños talleres y de las tradiciones de oficio, y aplicadas en grandes fábricas con una organización moderna del trabajo. El proceso se acentúa todavía más a partir de la generalización de las cadenas de montaje y el taylorismo (décadas de 1910-1930). Del mismo modo, las nuevas organizaciones industriales, pero también el Estado, acabarán por pisar el suelo de las mutualidades obreras, ocupando el terreno en el que habían tenido un mayor desarrollo: las mutuas por enfermedad, seguros, etc. Desde Bismark, siempre con el fin de hacer frente al emergente movimiento socialista, se desarrolla el Estado social, que se concibe como un inverso del mutualismo, una gigantesca mutua autoritaria organizada por los seguros del Estado.

La acelerada división del trabajo, los efectos de una organización del trabajo cada vez más compleja y abstracta, la ampliación a escala mundo del mercado global, “alienan” progresivamente al trabajador de sus viejas tradiciones que eran la base del mutualismo. Progresivamente el movimiento obrero se “sindicaliza”. Surgen grandes sindicatos (a veces acompañados de grandes partidos políticos: los de la II Internacional) capaces de enfrentarse a las nuevas corporaciones capitalistas en su mismo terreno: la gran huelga, la paralización de una industria e incluso de una economía nacional al completo, la toma del Estado. Se entiende que el capitalismo ha “socializado” progresivamente la producción (en los trusts, las sociedades por acciones, etc) y el mando (en el Estado nacional moderno). Bastará entonces con tomar los medios de producción y el Estado, para someterlos bajo mando obrero (la famosa dictadura del proletariado) a las condiciones de producción del socialismo.

No obstante, el viejo mutualismo obrero (y todo su entramado cooperativo) no desaparecerá, conservando un papel relevante en la vida obrera. El economato, la cooperativa de consumo, los pequeños talleres o servicios para cuestiones básicas, así como el asociacionismo cultural (que iba desde las “tabernas socialistas” hasta los orfeones también socialistas), seguirán marcando la vida proletaria, su sociabilidad, su solidaridad concreta y efectiva. Pero la diferencia es que la “hipótesis” estratégica, y con ello el proyecto político, ha sufrido un desplazamiento radical.

Y aquí conviene no hacer una lectura simple, como aquella que señala el desplazamiento del mutualismo proudhoniano al marxismo y los partidos de la segunda Internacional como una opción obligada. En este desplazamiento (desde luego mucho más rico que lo que aquí se puede demostrar) el movimiento obrero responde a unas condiciones económica y políticas que han mutado. El propio anarquismo español dará un viraje similar, al del resto del movimiento obrero europeo, que le llevará, por medio una larga travesía, de la derrota de la I Internacional y la Primera República a la formación de sindicatos y en 1910 a la constitución de la CNT. Y también en el anarcosindicalismo hispano se pueden ver discusiones parecidas a las que se sostienen en el socialismo, y luego en el comunismo, europeos. Como en este, dentro del magma de la CNT y del mundo libertario hispano sobrevivió una fuerte tendencia mutualista y un entorno cooperativo desarrollado, pero este no dejo de ser criticado como “insuficiente” frente a la preparación de la revolución y la colectivización de la producción.

Si se pueden sacar algunas conclusiones rápidas del desarrollo del mutualismo obrero es que este no dejó de pensarse, en ningún momento, como una herramienta a un tiempo económica y política de defensa de una nueva clase social. Siempre existió una tendencia a “despolitizar” el mutualismo como una mera mejora de la producción frente a los excesos de la competencia capitalista. Si se observa bien, esto es lo que luego explotaron formas de cooperativismo “a medias”, como las que impulsa el sindicalismo católico desde la primera década del siglo XX, especialmente en aquellos sectores sometidos a un intenso proceso de transformación y subordinación y a nuevas condiciones de mercado, como los pequeños campesinos propietarios. Pero lo crucial aquí, es que mientras existió movimiento obrero y política obrera, el cooperativismo ocupó un papel más o menos destacado según las condiciones del momento, y el valor político en términos de “ofensiva” del propio experimento cooperativo. Pasemos al segundo momento.

1973, los precios del petróleo se multiplican por tres en el espacio de unos pocos meses debido a la guerra del Yom Kippur y la fundación de la OPEP. Desde 1968, al menos, la agitación en los grandes centros industriales de Occidente empuja los salarios por encima de los pactos keynesianos que los ligaban a los incrementos de productividad. La crisis está servida. Son años de huelgas salvajes, de crítica al sindicato como “gestor del capital”, de consignas anómalas como la del “rechazo del trabajo”… En muchas fábricas, al patrón ya no le sale a cuenta producir en esas condiciones. Y la abandona. En ocasiones, los obreros se hacen cargo de la producción.

Toman las fábricas con ideas que no corresponden exactamente con el grueso de la reivindicación obrera principal: menos horario, más salario. Se apoyan en los viejos conceptos del consejismo obrero, de la autogestión (entonces todavía circulaba cierta idealización del experimento yugoslavo). En España más de un millar de unidades productivas son así tomadas por los propios trabajadores. Se calcula que son más de cien mil los trabajadores y trabajadoras que participan en estas experiencias. El gobierno socialista se ve obligado a reconocerlas y crea una figura nueva parecida aunque atemperada a la del viejo “cooperativismo”: las sociedades laborales.

La experiencia de este industrialismo cooperativo es, no obstante, agridulce. Se produce al final de un ciclo de movilización obrera que acaba en derrota política tras la institucionalización sindical y los pactos de la Transición, pero también cultural. El paro, la reconversión, la desindustrialización, el alcoholismo y la heroína minan la vida y la convivencia en los barrios obreros. No hay alternativas de vida. El cooperativismo o la sociedad laboral son experimentados como una solución a veces desesperada, a veces como un mal menor. Un documental “Numax Presenta”, de Joaquim Jordá, muestra las dificultades y las contradicciones de un grupo de trabajadores que tomaron la fábrica ante el abandono del empresario en 1976-1977. La fábrica en “régimen de autogestión”, como muchas otras después y especialmente en la década siguiente, no sobrevive. La reproducción de la organización del trabajo, el empeoramiento del mercado entonces en proceso de contracción y de exceso de capacidad a nivel global, sobre todo, sitúan unas condiciones que llevan a la incapacidad de que la autogestión suponga otro régimen laboral y de comunidad, y se constituyen en razones aducidas en el fracaso de la experiencia.

Aquella época dejó, de todas formas, un gran número de experiencias cooperativas que perduran hasta hoy, como es el caso de la CC de Mondragón y también de muchas cooperativas de autoempleo en servicios públicos que sirvieron para que determinados colectivos salvaran la crisis de empleo de los años ochenta.

Pasada esta experiencia, ¿estamos hoy ante algo parecido a una nueva economía social, un nuevo cooperativismo?

Entre el emprendizaje y la empresa política

Treinta años de neoliberalismo, de erosión del Estado social, de extensión de las prácticas de las subcontratación, de terciarización de la economía, de precarización generalizada, de ataque al salario y la organización obrera, separan nuestra situación de la última “explosión cooperativa”. Pero ahora, parece, se intuye un nuevo cooperativismo. Tiene fuentes diversas, a veces contradictorias.

En muchos casos, surge como un experimento asociativo del trabajo profesional ante el abandono del Estado (del servicio público directo). Así se crean cooperativas de padres y profesores (colegios concertados principalmente), de médicos y personal sanitario, de trabajo e intervención social, también en distintos ámbitos de la consultoría, e incluso en el propio fomento del cooperativismo, como “consultoría de autoempleo”. Se trata, en términos de Bologna (véase la bibliografía que acompaña a esta ponencia) del “trabajo autónomo de segunda generación”, que corresponde con una composición social que desborda el perfil del movimiento obrero: trabajo profesional, de alta cualificación, formación universitaria. Antes que “cooperativismo obrero” se trata de trabajo profesional mutualizado, que corresponde con los perfiles característicos de la clase media.

Clave en este trayecto y también en su composición (middle class) es que en muchos casos, por no decir la gran mayoría, el cooperativismo de los profesionales tiene una alta dependencia de los presupuestos del Estado. Se trata de servicios que el Estado (y sobre todo a los ayuntamientos) subcontrata y que las asociaciones de profesionales, en régimen cooperativo, pueden prestar en condiciones de más baratos y a veces de mayor calidad y eficacia. La paradoja es que, aunque muchas veces, se realiza como “servicio a la comunidad”, en términos objetivos puede suponer una pérdida o una diferenciación en el acceso a los derechos sociales. Un ejemplo paradigmático es el de las cooperativas adscritas a los conciertos escolares, lo que tiende (se quiera o no) a reforzar el régimen dual del sistema educativo español.

Motor también de este nuevo cooperativismo son los “emprendimientos económicos” que se organizan directamente desde los movimientos sociales, en muchos casos como parte orgánica de los mismos. En este caso, la valencia política cobra una importancia muy por encima de la profesional; antes política que autoempleo. Los emprendimientos surgen en paralelo al desplazamiento de la centralidad obrera a las nuevas formas de protesta de los movimientos sociales. Ligadas al feminismo surgen así las clínicas y centros de planificación familiar; al ecologismo, las cooperativas de investigación y producción de energías renovables. Posteriormente, a partir de los años noventa (en el Estado español) y con la emergencia de una nueva generación de movimientos sociales de carácter juvenil, aparecen los emprendimientos de ocio (como bares, cines, etc.) y de formación (como librerías, periódicos, etc.), que se incardinan dentro de estos mismos movimientos liderados principalmente por los centros sociales okupados. Del mismo modo, el movimiento neorrural unido al ecologismo, da también cuerpo a las cooperativas de producción agroecológica y de consumo. La experimentación tecnológica ligada a la expansión de Internet y a la aparición del hacktivismo producirá una nueva generación de empresas cuyo centro es el software libre.

En la experiencia de estos emprendimientos de última generación se dibuja una forma de empresarialidad que va más allá del cooperativismo. Se intuye que lo que se trata no es de “vivir” de algo que “gusta”, sino de reforzar una forma de vida, que se “vive” ante todo como política. Se intuye también que de lo que se trata es de “autonomizar” las competencias que se deben prestar al mercado para construir una forma de empresa que en realidad es una herramienta política. Incluso se llega a acuñar el concepto de “empresa política”, para significar a un colectivo que tiene una actividad económica pero al que le importa es hacer política, esto es, intervenir sobre un terreno concreto, prestando las competencias y la energía (que de otra manera se tendrían que “vender al mercado”) en una actividad autónoma. En cualquier caso, en la mayoría de estas experiencias domina la precariedad de las iniciativas, la debilidad de la financiación, y sobre todo su estrecha conexión con una forma de vida, que se prueba (como muchas veces ocurre con estos movimientos) como al margen de la sociedad y el mercado, o al menos los circuitos convencionales de mercado.

Se trata, por tanto, de ordenes de experiencia económica claramente distintos. No obstante, entre ambos extremos, entre la asociación laboral de profesionales y los emprendimientos de los movimientos sociales, existe una amplia paleta de grises, salpicada de experiencias que se alimentan de otras fuentes, como aquellas que vienen de los años setenta y ochenta, mucho más conectadas con la crisis industrial y las iniciativas contra el paro. Sea como sea, estas experiencias son las que conforman el grueso de lo que hoy se llama “economía social”, un conglomerado que dista de ser homogéneo.

De hecho, uno de los problemas centrales de la economía social, y probablemente uno de los lugares en los que esta se resquebraja y empieza a mostrarse de forma contradictoria está en aquello que las “unifica”. Formalmente, lo que parece reunir al nuevo cooperativismo es una cierta apuesta por relaciones laborales democráticas, la inclusión de una política de “valores”, así como la vocación por construir una economía al servicio de la “gente”, de la sociedad. Políticamente esto se considera como un valor en sí, e incluso como una “alternativa” a la economía de mercado. La cuestión es ¿basta esto como hipótesis política? ¿Es esta modalidad cooperativa una “alternativa” eficiente al modelo capitalista?

Por tomar otro punto de partida, dentro de la heterogeneidad de estas experiencias, destacar que todas ellas están sometidas a los condicionantes de una nueva economía política dominada por la retirada del Estado social y la precarización, así como por la erosión progresiva del derecho laboral. En una situación de escasez de renta y sobre todo del empleo, el cooperativismo no es sólo una alternativa (ideal, “pura”, libre a la salarización), sino muchas veces un medio de pura y simple supervivencia. Para los emprendimientos de los movimientos sociales esto tiene una importancia no pequeña. En la medida en que sus precarias economías, son tomadas como un medio para continuar una forma de vida “militante” (en parte de los ámbitos que señalábamos: hacktivismo, agraoecología, producción cultural), las tensiones estallan casi inmediatamente entre el sostenimiento del emprendimiento y la vocación política del mismo. En muchos caso, y a menudo empujadas por la maduración biológica de sus trabajadores, se produce una tendencia a la profesionalización, entendida como asimilación a las condiciones de mercado en las que se realiza la actividad. El resultado es una pérdida progresiva de la comunidad-movimiento de origen (que a veces desaparece en ese proceso) y con ello una asimilación a las condiciones empresariales de la asociación cooperativa profesional de autoempleo. La consecuencia es también la progresiva despolitización de la actividad.

Por otra parte, en tanto, la búsqueda de mercado se tiende a realizar, cada vez más, sobre clientes institucionales, lo que se produce es una progresiva asimilación de las modalidades de cooperativismo. La dependencia de los presupuestos convierte a estas empresas cooperativas en otra cosa quizás distinta a la que era la intención de partida. De hecho, conviene considerar seriamente la posibilidad de que estos experimentos cooperativos sean funcionales como avanzadilla de nuevas formas de gestión de una fuerza de trabajo que se abandona a la “autogestión”, que se gobierna a partir “autoorganización” laboral y su explotación directa por las asimetrías del mercado. Algo que parece confirmarse en el mismo grado que su “despolitización”, esto es, en función de su alejamiento de formas y experiencias de organización política.

Por si esto no fuera poco, a partir de los años noventa y especialmente a partir de las crisis de 2007, se generaliza un nuevo discurso empresarial, el “emprendizaje”. La iniciativa personal, como mecanismo de generación de riqueza, la expansión y desarrollo de las competencias propias, la creatividad, el “tu lo vales”, el trabajo como autorrealización constituyen elementos centrales de esta narrativa. En el ala izquierda de los discursos del emprendizaje se admite también a la economía social, a la autoorganización colectiva, a los experimentos cooperativos.

Un ejemplo: en el cénit de la crisis (2009-2010), el gobierno británico acuña el eslogan big society, gran sociedad. La política austericida muta, la retirada del Estado se disfraza en autoorganización social para la autoprestación de servicios. Si una biblioteca carece de presupuesto que la “autogestionen” los usuarios. El cooperativismo y el mutualismo se vuelven solución, como en los años setenta, pero esta vez no para mantener el empleo, sino el Estado social. La big society no pasa de ser un amago, pero en paralelo se generalizan una serie conceptos que no dejan de compartir el mismo marco. Los más importantes son el de “economía colaborativa” donde cada cual puede convertirse en autónomo o en consumidor de un producto sin intermediarios, y normalmente sin regulación estatal ni contribución fiscal. (La economía colaborativa va como se sabe desde el chapuzas a domicilio, al alquiler de una habitación a un turista, pasando por convertirte en taxista sin licencia.) El otro concepto interesante es el de innovación social, que extiende la vieja figura del empresario, reconvertida en emprendedor, a todo colectivo y comunidad con capacidad de “emprender” para satisfacer una “necesidad social”.

La economía dominante tiende a asimilar a la “economía social y alternativa” como una forma de empleabilidad en línea con la “rarificación” de la renta y el empleo. Al mismo tiempo, la economía social tiende a despolitizarse al asumir posiciones cada vez más centrales en el marco de la economía convencional. Véamos el problema con un ejemplo reciente, que a nuestro entender apunta a los límites del nuevo cooperativismo.

Un ejemplo al caso: las “alcaldías del cambio” en sus límites

De cara a aterrizar la discusión nos parece interesante situar como caso concreto los desarrollos sobre cooperativismo y economía social y solidaria, que se están impulsando o están en proyecto de activación en los diferentes ayuntamientos salidos de las últimas elecciones. El primer punto de partida es entender que la llegada de las nuevas fuerzas políticas a los ayuntamientos nace de la apuesta de por democratizar dichas instituciones. Entendemos democratizar por devolver la institución municipal a la ciudadanía rompiendo el secuestro de la misma por parte de los intereses oligárquicos que sobre todo en las últimas décadas y de forma diversa, han aplicado la agenda neoliberal de recortes de derechos y privatización de empresas y bienes públicos. Si tomamos como contraejemplo el modelo de la Big Society que mencionábamos antes, las políticas públicas deberían apostar por una serie de líneas de trabajo que describimos a continuación.

Desde los ayuntamientos entendidos como gran empresa proveedora de servicios públicos debe de revertir las dinámicas marcadas por las políticas neoliberales. Por tanto, revertir los procesos de expropiación de los bienes públicos por medio de subcontratación o directa privatización de los mismos. Para ello, pensamos que la remunicipalización de servicios públicos en régimen de cooperativa mixta, modelo joven, pero ya practicado en algunas zonas, debería ser uno de los modelos a elegir, aunque no el único. A través de esta cooperativización, la economía solidaria podría incluir sus principios en la prestación de servicios a través de procesos de acompañamiento o incluso incorporar a sus entidades como prestadoras de servicios.

Es imprescindible además incluir en este proceso de remunicipalización a las experiencias sindicales y procesos de lucha que se han opuesto a la privatización de los servicios públicos. Sumaríamos además a las empresas en quiebra apoyando los procesos de recuperación por parte de sus propias plantillas.

Consideramos esencial el contacto directo con los sectores en lucha, sindicados o no, así como el establecimiento de líneas de trabajo directo con los grupos organizados de trabajadoras y trabajadores domésticos en lucha por la dignificación del sector. Un sector clave en un contexto de envejecimiento generalizado de la población en nuestras sociedades. Y situado además, en el centro de la crisis de cuidados que se despliega por la sociedad capitalista en su conjunto.

Sólo afrontando estas articulaciones superaremos algunos de los límites a los que se enfrente el cooperativismo y la economía solidaria hoy en día.

Elementos de hipótesis

La economía social debe arrancar de su posición en los circuitos de explotación capitalista de los que, quiera o no, forma parte. La formas de organización de la producción tienden hoy a abandonar segmentos enteros de la cadena de valor hacia la autoorganización productiva, al trabajo autónomo organizado. No en otro sentido va la generalización de las prácticas de subcontratación y externalización. De igual modo, el Estado y el servicio público se está adaptando a esas mismas modalidades de organización. En este sentido, el trabajo en régimen de cooperativa no se sitúa como una alternativa a la economía capitalista sino en la misma línea de tendencia del capitalismo más moderno y agresivo.

Por decirlo con otras palabras, ya no es la subordinación jerárquica dentro de la empresa la que organiza el trabajo, sino su subdivisión y subcontratación externa en régimen de competencia. En este sentido, dentro de un mismo espacio económico pueden convivir prácticas igualitarias y cooperativas dentro de una microempresa y la más feroz competencia fuera de la misma, y presionando sobre la misma. El mercado y la precariedad son las nuevas formas del mando, frente a la jerarquía y la disciplina del empleo industrial.

Algunas orientaciones generales pueden servir para definir el trabajo cooperativo como un espacio económico no sustraído a los circuitos capitalista de producción de valor, pero si al menos, como ocurrió en el viejo mutualismo, convertido en arma política y de construcción de clase (en este caso de comunidad).

1. La vinculación de las experiencias cooperativas y de los emprendimientos económicos con movimientos sociales y políticos concretos. En este sentido la empresa se debe entender como parte orgánica de una comunidad concreta (importante que sea concreta) y en lucha sobre cuestiones generales o específicas.

2. La orientación de la actividad económica de la cooperativa a las necesidades de esa comunidad concreta en un régimen no de mercado, cuanto de servicio público-común a la misma.

3. La consideración de que el mejor cooperativismo es aquel que no depende del presupuesto público y que no suple servicios que deberían realizarse directamente por la administración pública. Obviamente muchos de estos servicios de deben y se pueden “mutualizar” pero estos se comprenden principalmente ligados a experiencias sindicales, y no como trabajo profesional subcontratado.

4. La consideración de los elementos internos laborales y la política de valores como insuficientes en tanto elementos diferenciales en el marco de las economías de mercado. Es de nuevo, el vínculo a las comunidades concretas y a formas de vida específicas, en definitiva, a la construcción de sujetos colectivos, lo que debiera ser el principal motivo del emprendimiento económico.

5. La consideración del autoempleo como un motivo ambiguo y menor en las experiencias cooperativas, en línea con lo ya señalado en términos de la tendencia a externalizar segmentos enteros de trabajo, sobre la base del discurso del emprendizaje y de la innovación social.

Categories: Notícies

Presentación del poemario 'Abisal' de Daniel Arana

La Pantera Rossa - 27 Juny, 2016 - 19:45
Vie, 01/07/2016 - 19:30 - 21:00 Lugar: 

La Pantera Rossa

Libro referenciado:  ABISAL

El viernes 1 de julio, a las 19:30 horas, en La Pantera Rossa, se presenta el poemario "Abisal" de Daniel Arana. La presentación correrá a cargo de las poetas Charo de la Varga, Elisa Berna y el autor. Este es el segundo libro de Arana, filólogo de formación, tras una antología de poesía Beat inédita en castellano, Los Otros Aullidos (2014, STI) y numerosos artículos y colaboraciones en otros libros o revistas.

no poner en la portada Materia:  POESÍA

leer más

Categories: Notícies

Carta a los eurodiputados sobre la Directiva de lucha contra el terrorismo: No permitáis la censura en la UE

X.net - 27 Juny, 2016 - 10:21

Hoy 27 de junio, tras haberlo pospuesto en dos ocasiones, la Comisión de Libertades Civiles, Justicia y Asuntos de Interior (LIBE) votará para enmendar la Directiva de lucha contra el Terrorismo.

Más abajo podéis ver la carta que varias organizaciones de la sociedad civil hemos enviado a los eurodiputados pidiendo su voto contra las enmiendas y puntos de la Directiva de lucha contra el Terrorismo que permiten la censura innecesaria e incluso contraproducente, tanto por parte de las plataformas de Internet como de los gobiernos, sin supervisión judicial.

Además de ello, queremos denunciar la propuesta de la relatora Ms Hohlmeier que quiere abrir una fase de negociaciones por triálogos antes del voto en plenario del Parlamento Europeo. Esta maniobra injustificada mina el proceso democrático, impidiendo el escrutinio necesario por parte de los eurodiputados y ciudadanía de las disposiciones de la presente Directiva.

Dada la temática delicada de la directiva (censura de páginas web, legislación de herramientas de investigación intrusivas, etc.) es muy importante que los eurodiputados sean capaces de discutir y adoptar una posición sobre el texto antes de que pase a cualqueir fase de triálogos.
 

Estimados eurodiputados,

Pronto tendrá que votar sobre la Directiva de lucha contra el terrorismo, que actualmente contiene una serie de medidas que llevarían a vulneraciones de la libertad de expresión. A pesar de que éste no era el propósito original de la propuesta de la Comisión Europea, la ponente, Monika Hohlmeier ha presentado “enmiendas de compromiso” que alentan a los Estados miembros a adoptar “todas las medidas necesarias para eliminar o bloquear el acceso a páginas web que inciten públicamente a cometer terrorista delitos”. Sin garantías significativas para la protección de la libertad de expresión estas medidas posibilitan la censura desproporcionada y arbitraria. De hecho, las garantías mínimas que se incluyen pueden ser fácilmente eludidas a través de restricciones “voluntarias” impuestas por las compañías de Internet.

Medidas similares se implementaron en Francia hace 18 meses, las cuales han demostrado ser ineficaces y contraproducentes. El Consejo de Europa publicó un estudio el 1 de junio el año 2016 que subraya su preocupación por la libertad de expresión en Francia y otros países europeos.

Es muy importante ahora que los eurodiputados se alejen de esta deriva hacia restricciones sobre los derechos fundamentales que son contraproducentes y, por el contrario, participar en un debate real y exigir una evaluación de impacto para evaluar el supuesto valor de las medidas, a la vez que protegen los derechos universales. Del mismo modo que la importancia de la lucha contra el terrorismo y la propaganda terrorista es reconocida por todos, es esencial que las medidas para hacer frente a este problema sean eficaces y proporcionales – garantizando al mismo tiempo que las restricciones a nuestras libertades fundamentales son compensados ​​por fuertes salvaguardas de procedimiento, tales como un derecho de apelación y supervisión judicial.

Hemos visto repetidas veces que es demasiado fácil que medidas aparentemente destinadas a mejorar la seguridad de las personas transgredan los límites y socaven nuestras libertades. Esto podemos verlo en el ejemplo francés, como demuestran las miles de personas que protestaron el año pasado contra las leyes francesas de vigilancia. Hoy, es de suma importancia que los eurodiputados mantengan su compromiso con los valores europeos de democracia, la proporcionalidad y el estado de derecho. Las medidas propuestas en las enmiendas de compromiso no lo hacen.

Las acciones y las leyes del gobierno no deben fomentar la censura administrativa y privada. El Parlamento debe oponerse a tal mandato en términos fuertes. Es totalmente inadecuado para los actores gubernamentales renunciar el papel del público en la definición y aplicación de las leyes que rigen nuestra libertad de expresión en línea.

Por lo tanto, los firmantes instan a los eurodiputados a que voten en contra de la Directiva y, especialmente, en contra de las enmiendas de compromiso que atentan contra nuestros derechos. También solicitamos una evaluación del impacto significativo de la Comisión Europea sobre las disposiciones que afectan a los derechos humanos.
 

Firmantes:

Categories: Notícies

Exposición plástica 'Expo Captive birds'

La Pantera Rossa - 24 Juny, 2016 - 12:22
Fecha:  Vie, 01/07/2016

Del 1 al 31 de agosto de 2016 la artista Eva Areizaga muestra en La Pantera Rossa su exposición plástica "Expo Captive birds".

"Vivimos presos de nuestros miedos, de situaciones, y hasta de personas.Pájaros Cautivos es una colección de lienzos recuperados que pretende homenajear aquello que olvidamos a diario: SER LIBRES."

leer más

Categories: Notícies

Charla-debate 'Campo de Katsikas. El drama de los refugiad@s'

La Pantera Rossa - 24 Juny, 2016 - 12:07
Organiza:  Federación de Enseñanza de CGT- Aragón y La Rioja

http://www.cgtaragon.org/fedens/

Mié, 29/06/2016 - 19:30 - 21:00 Lugar: 

La Pantera Rossa

Libro referenciado:  LA NUEVA LUCHA DE CLASES. LOS REFUGIADOS Y EL TERROR Libro referenciado:  LA SITUACIÓN DE LAS PERSONAS REFUGIADAS EN ESPAÑA Libro referenciado:  RETRATO DE UN PUEBLO REFUGIADO : PALESTINOS Libro referenciado:  HUIR PARA VIVIR

El miércoles 29 de junio,a  a las 19:30 horasGabriel López Navarro, maestro y miembro de la Federación de Enseñanza de CGT- Aragón y La Rioja, tras su regreso de Grecia, ofrecerá la charla-debate "Campo de Katsika

no poner en la portada Materia:  GEOPOLÍTICA

leer más

Categories: Notícies
Contingut sindicat